• Los perros y gatos son muy atentos. Un perro reacciona incluso cuando parece que no hay nada y puede diferenciar los pasos de su dueño de aquellos de extraños. Los gatos, por su parte, son más sensibles. Los perros tienen 18 músculos en las orejas, mientras que los gatos tienen 30 y pueden incluso rotarlas 180 grados. Foto tomada de DW
    Los perros y gatos son muy atentos. Un perro reacciona incluso cuando parece que no hay nada y puede diferenciar los pasos de su dueño de aquellos de extraños. Los gatos, por su parte, son más sensibles. Los perros tienen 18 músculos en las orejas, mientras que los gatos tienen 30 y pueden incluso rotarlas 180 grados. Foto tomada de DW
  • Los murciélagos envían ondas ultrasónicas desde sus bocas y luego el eco rebota en su cuerpo. Utilizan esta estrategia para determinar el tamaño y la ubicación de los objetos y para encontrar comida en la oscuridad. Además, tienen 20 músculos para cambiar la forma y la dirección de sus orejas, para afinar su recepción del eco. Foto tomada de DW
    Los murciélagos envían ondas ultrasónicas desde sus bocas y luego el eco rebota en su cuerpo. Utilizan esta estrategia para determinar el tamaño y la ubicación de los objetos y para encontrar comida en la oscuridad. Además, tienen 20 músculos para cambiar la forma y la dirección de sus orejas, para afinar su recepción del eco. Foto tomada de DW
  • Los conejos pueden rotar sus orejas 270 grados. El movimiento de estas les ayuda a escapar de los depredadores. Las orejas hablan de su comportamiento. Por ejemplo, las rectas significan que están escuchando. Cuando tienen una oreja arriba y la otra abajo, escuchan pasivamente. Si las apoyan en la espalda indica un estado mental relajado, pero si están separadas en la misma posición son señal de miedo. Foto tomada de DW
    Los conejos pueden rotar sus orejas 270 grados. El movimiento de estas les ayuda a escapar de los depredadores. Las orejas hablan de su comportamiento. Por ejemplo, las rectas significan que están escuchando. Cuando tienen una oreja arriba y la otra abajo, escuchan pasivamente. Si las apoyan en la espalda indica un estado mental relajado, pero si están separadas en la misma posición son señal de miedo. Foto tomada de DW
  • En la eterna lucha depredador-presa, las grandes polillas de cera han logrado escapar de los murciélagos gracias a la evolución de los oídos sensibles a los ultrasonidos. Tienen la mayor sensibilidad de frecuencia registrada en el mundo animal y oyen 150 veces mejor que los humanos. Incluso pueden oír frecuencias 100 hertzios más altas que los murciélagos. Foto tomada de DW
    En la eterna lucha depredador-presa, las grandes polillas de cera han logrado escapar de los murciélagos gracias a la evolución de los oídos sensibles a los ultrasonidos. Tienen la mayor sensibilidad de frecuencia registrada en el mundo animal y oyen 150 veces mejor que los humanos. Incluso pueden oír frecuencias 100 hertzios más altas que los murciélagos. Foto tomada de DW
  • Cuando los escarabajos, grillos y polillas escuchan las ondas ultrasónicas de sus depredadores, huyen o vuelan en zigzag o en ondas. Algunos grillos y escarabajos producen chasquidos para ahuyentar a los depredadores. Foto tomada de DW
    Cuando los escarabajos, grillos y polillas escuchan las ondas ultrasónicas de sus depredadores, huyen o vuelan en zigzag o en ondas. Algunos grillos y escarabajos producen chasquidos para ahuyentar a los depredadores. Foto tomada de DW
  • Las ballenas son submarinos vivientes. Un submarino usa técnicas de ecolocalización y las ballenas las emplean en las oscuras profundidades de los océanos. Se cree que los silbidos y chasquidos producidos les proporcionan una vista tridimensional del espacio y también son importantes en la comunicación entre individuos. Foto tomada de DW
    Las ballenas son submarinos vivientes. Un submarino usa técnicas de ecolocalización y las ballenas las emplean en las oscuras profundidades de los océanos. Se cree que los silbidos y chasquidos producidos les proporcionan una vista tridimensional del espacio y también son importantes en la comunicación entre individuos. Foto tomada de DW
  • Los delfines pueden escuchar a través de su mandíbula. Estos animales navegan gracias a un mecanismo similar a la ecolocalización de los murciélagos. Envían impulsos sónicos desde sus frentes que son reflejados por los alrededores y luego recibidos por los receptores de sonido en sus mandíbulas y dientes. Foto tomada de DW
    Los delfines pueden escuchar a través de su mandíbula. Estos animales navegan gracias a un mecanismo similar a la ecolocalización de los murciélagos. Envían impulsos sónicos desde sus frentes que son reflejados por los alrededores y luego recibidos por los receptores de sonido en sus mandíbulas y dientes. Foto tomada de DW
  • Los elefantes pueden pronosticar una tormenta eléctrica. Con sus enormes orejas, pueden oír el sonido de las nubes agrupándose antes de la lluvia. También pueden captar las ondas infrasónicas, una baja frecuencia que los humanos no podemos oír. Oyen con sus pies, usando terminaciones nerviosas que detectan las vibraciones del suelo. Foto tomada de DW
    Los elefantes pueden pronosticar una tormenta eléctrica. Con sus enormes orejas, pueden oír el sonido de las nubes agrupándose antes de la lluvia. También pueden captar las ondas infrasónicas, una baja frecuencia que los humanos no podemos oír. Oyen con sus pies, usando terminaciones nerviosas que detectan las vibraciones del suelo. Foto tomada de DW
  • Los búhos son la cámara de vigilancia de la naturaleza. No solo tienen una excelente visión nocturna y la capacidad de rotar su cabeza 360 grados, sino que poseen una audición notable. Pueden escuchar en forma asimétrica, así que cuando vuelan, un oído recoge los sonidos de arriba mientras el otro escucha los de abajo. Este sistema que trabaja en tándem con su visión nocturna les garantiza que su presa siempre sea atrapada. Foto tomada de DW
    Los búhos son la cámara de vigilancia de la naturaleza. No solo tienen una excelente visión nocturna y la capacidad de rotar su cabeza 360 grados, sino que poseen una audición notable. Pueden escuchar en forma asimétrica, así que cuando vuelan, un oído recoge los sonidos de arriba mientras el otro escucha los de abajo. Este sistema que trabaja en tándem con su visión nocturna les garantiza que su presa siempre sea atrapada. Foto tomada de DW
Compartido 0 Veces

Ver más imágenes

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com