| 2019/11/25

Creadores: arte por el medioambiente

Martín Ramírez elabora platos cero plástico, con base en cartón reciclado y cáscaras de frutas, verduras, hortalizas, cereales o cualquier otro producto que se le atraviese. Este diseñador industrial es el encargado de inaugurar la serie documental Creadores, de Semana Sostenible.

Cáscara Tech tranforma la corteza de los alimentos en platos decorativos y de alto valor estético. Son hechos a mano, por lo que cada diseño es único

Este emprendimiento, que comenzó como un proyecto piloto, es una muestra de como a través del arte se pueden cambiar comportamientos en torno a temas sostenibles, siendo este el objetivo que persigue el proyecto Creadores de Semana Sostenible. 

Esta nueva apuesta periodística comprende la realización de una serie de minidocumentales que serán emitidos por diferentes canales. El diseñador industrial Martín Ramírez fue el primero en mostrar su talento. 

Le sugerimos: Los cinco legados que dejó Detonante 2019

“Empecé esta iniciativa prensando cartón corrugado y hojas de cualquier tipo. Inicié con uchuvas, cascarilla de arroz, maíz, plátano, yuca y todo lo que fuera económico y estuviera disponible. Para mí eso era suficiente. Se elaboran a mano y tienen diseños únicos, ahí está su valor agregado”, afirmó.

Ramírez, al percatarse que su iniciativa gustaba y que sus platos los empezaron a comprar chef y restaurantes de alta categoría en Bogotá, decidió continuar. “Apenas me di cuenta de que había un mercado que estaba buscando platos reciclados y con diseños exclusivos, decidí avanzar en una segunda fase, más compleja y a gran escala, consistente en elaborar productos como platos, vasos y recipientes de modo masivo hechos a partir del  bagazo de caña. La idea es sean más económicos que los de cartón para poder competir directamente con el plástico, pues la idea es reemplazar este último”, manifestó.

Según Martín, en el mercado nacional el precio por unidad de los platos de cartón oscila en los 3.000 pesos, pero internacionalmente se pueden llegar a comercializar hasta en 6.000 pesos.

Le recomendamos: Con 12.000 toneladas de cáscaras de naranja revivieron un bosque

"Yo quisiera que esta fuera una tecnología abierta para las personas en distintas regiones del país y que la gente pudiera hacer platos con sus propios desechos, a partir del acceso a las máquinas, pero para eso necesitamos el apoyo de empesas grandes", dijo. 

La esperanza de Martín es un día "avergonzar al propio plástico no solo por ser tan feo, sino tan contaminante". Agregó que se le debe demostrar a la ciudadanía lo absurdo que es seguir usando el icopor. "Si le genera a la persona reflexión acerca de su ecología o acerca de la materialidad, ya cumplí con el objetivo que tenía como creador: generar un vínculo y una reflexión, así sea mínima", puntualizó. 

Relacionados

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com