El impacto negativo de los desechos plásticos en el ambiente es innegable. Más de 800 especies de animales sufren alguna afectación por estos materiales, incluidas todas las especies de tortugas marinas, más del 40% de las especies de cetáceos y 44% de las especies de aves marinas. De acuerdo con un estudio de la organización internacional Pew, la descarga anual de plásticos al océano se triplicará en el 2040 y alcanzará los 29 millones de toneladas anuales.

La producción e incineración del plástico también contribuye al cambio climático: en el 2019 se generaron más de 850 millones de toneladas métricas de gases de efecto invernadero. Para el 2040, las emisiones de dichos gases alcanzarán el 19% del total anual de emisiones permitidas, según la meta del Acuerdo de París para mantener el aumento de la temperatura mundial por debajo de 1,5°C.

Medidas simultáneas

Las medidas adoptadas para enfrentar este problema varían de país en país y abarcan desde prohibiciones hasta impuestos. Pero muchas naciones, incluidas las de América Latina, no han podido gestar cambios reales para combatir la contaminación por desechos plásticos. Ante un dilema que impacta al planeta entero, se requiere una solución global: un tratado internacional que revolucione el marco legal internacional, implemente medidas estructurales en distintas áreas y promueva los cambios necesarios de manera eficiente.

Le recomendamos: Por estas razones el Congreso debe aprobar prohibición de plásticos en Colombia

Desde hace 3 años, en espacios como la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización Mundial del Comercio (OMC), se inició la discusión sobre la necesidad de un acuerdo.  Particularmente, países del norte europeo, del Sudeste Asiático y de África han manifestado oficialmente su postura a favor del acuerdo, al igual que sectores empresariales globales. En el caso de Latinoamérica y el Caribe, países como Antigua y Barbuda, Chile, Costa Rica y Perú, han expresaron su apoyo formal; sin embargo, urge un mayor compromiso en la región. 

En la pasada reunión del XXII Foro de Ministros de Ambiente de América Latina y el Caribe, celebrada el 1 y 2 de febrero, las autoridades ambientales de la región hicieron eco del llamado a atender el problema de la contaminación por plásticos de forma integral “a través de un enfoque preventivo y de todo el ciclo de vida, incluyendo una combinación de medidas políticas, reglamentarias, financieras, tecnológicas, educativas y de control, a diferentes niveles, y apoyar la acción global y la cooperación internacional para hacer frente a la contaminación”. 

Un enfoque integral 

Disminuir la crisis de contaminación por plásticos requiere una combinación de soluciones y transformaciones profundas al sistema económico y social. Los cambios deben realizarse en todo el ciclo de vida del plástico: extracción-transformación, producción-comercialización, uso-residuos.

Con base en criterios técnicos, tanto organizaciones como la academia han destacado varias acciones en las que se debe avanzar de forma paralela e inmediata:

  • Eliminación de producción de plásticos no reciclables
  • Reducción y prohibición de producción de plásticos innecesarios
  • Inversión en la investigación y producción de materiales verdaderamente sustitutos
  • Diseños innovadores que permitan la reutilización y reducción del uso
  • Inversión ambiciosa en los sistemas de gestión de residuos en especial en disposición final e infraestructura para la separación, transporte y reciclaje justo y efectivo de los desechos.

Estas medidas deben aplicarse simultáneamente y bajo mutuo acuerdo de los Estados y sectores implicados: personas empresarias, comunidades, autoridades y sociedad civil. Una estrategia enfocada en soluciones aisladas (solo prohibiciones o solo reciclaje, por ejemplo) no resolverá el problema de forma estructural y sostenida, tal como urge. Si todas las acciones consideradas hoy fueran implementadas al 100%, solo se lograría disminuir en un 7% la cantidad de desechos plásticos nuevos en los océanos para el 2040.

Le sugerimos: Los desechos plásticos ponen en riesgo la naturaleza y la economía: ONU

Fundación MarViva es parte de la alianza que impulsa el Tratado Internacional sobre Contaminación por Plásticos. Hoy, hacemos un llamado vehemente a los Estados de América Latina para que tomen las decisiones más urgentes, estructurales y eficientes en el combate a la contaminación por plásticos. La crisis apremia y queda poco tiempo para actuar.