El Gobierno ha situado al turismo como uno de los factores fundamentales para el crecimiento económico nacional. Bien lo denomina el Presidente Duque como el nuevo ‘petróleo’ del país; una creciente fuente de ingreso, generador de divisas y empleo a largo plazo para Colombia.

Precisamente por ello, ProColombia tiene como propósito ubicar al país en el mapa de los viajeros internacionales de alto gasto y como un destino turístico sostenible y de alta calidad a través de sus regiones.

El país tiene todo el potencial para lograrlo: es el segundo más biodiverso del mundo, el número uno en especies de aves y orquídeas, y el segundo en especies de mariposas.

Los Andes, la región Caribe, la Orinoquía, el Pacífico y la Amazonía enriquecen nuestra diversidad, nuestra oferta cultural, musical y gastronómica que, sumadas al principal activo que es la gente, hacen de este territorio un destino imperdible.

Esas características, especialmente las relativas a la biodiversidad, implican responsabilidades que Colombia ha asumido. No en vano, el 15,6 por ciento del territorio nacional corresponde a áreas protegidas y buscamos aumentar los beneficios que genera esta industria, tanto para los ecosistemas ubicados en los destinos turísticos, como para las comunidades que los habitan.

Pero significan también grandes oportunidades. Para capitalizarlas es indispensable aplicar un concepto que rige todas las actividades que en materia de turismo llevamos a cabo en ProColombia: la promoción de un turismo responsable, alineado con las tendencias y demandas del visitante internacional.

Le recomendamos: Los habitantes de Mesetas y Lejanías, en el Meta, reescriben su historia a partir del turismo

Promovemos un turismo que contribuye con la protección del medio ambiente y beneficia a las comunidades. El reto está en encontrar el equilibrio adecuado entre los objetivos de conservación ambiental, de exportaciones de servicios turísticos y la generación de oportunidades a los locales.

Vamos en la dirección correcta construyendo estrategias que afronten estos desafíos. Firmamos un memorando de entendimiento con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés), a través de su programa Riqueza Natural, para promover la conservación de la biodiversidad en Colombia y complementar esfuerzos para el desarrollo económico resiliente y sostenible de corredores en conservación.

Con el acuerdo hemos capacitado a 355 personas en San Jacinto (Montes de María) y en Serranía del Perijá (Valledupar), con seminarios de diseño de paquetes turísticos y canales de comercialización, entre otros, enfocándonos en la protección de los recursos naturales y recuperación de ecosistemas a través del turismo.

En 2020 continuaremos en esta labor, y también llevaremos a algunas empresas de dichas regiones a ruedas de negocios y a otras acciones comerciales y de aprendizaje.

Le sugerimos: La naturaleza, una de las grandes apuestas del turismo en el país

De igual forma, suscribimos un memorando de entendimiento con Parques Nacionales Naturales de Colombia para identificar, desarrollar y fortalecer la promoción del portafolio de experiencias ecoturísticas a nivel internacional de las áreas priorizadas en el plan maestro de ecoturismo de esta entidad.

Hoy podemos afirmar que Colombia promueve un turismo de lujo basado no en pomposas propiedades, sino en su mayor tesoro: nuestros activos naturales y nuestra gente. El país ofrece una experiencia que trasciende al turista e implica al medio ambiente, la comunidad local y al turoperador. Una experiencia inolvidable para el viajero, una experiencia sostenible.