Por redes sociales se han vuelto virales en los últimos días las imágenes de un enorme animal colgando de palos, tubos y cuerdas. Su gran tamaño e impresionante aspecto ha generado todo tipo de reacciones

De hecho, muchos han catalogado las fotos publicadas por los usuarios como montajes, sin saber que son reales. En estas se ven retratados los murciélagos diadema (acerodon jubatus), los de mayor tamaño conocidos en el mundo

Le sugerimos: Conozca los beneficios que los murciélagos brindan al planeta

Se trata de un mamífero volador, también llamado zorro volador filipino, ya que es endémico de Filipinas. Vive principalmente en las selvas tropicales y bosques montañosos, y son inofensivos para el ser humano. 

Puede llegar a medir, en promedio, un metro y medio, el tamaño de un niño de 12 añosSe parece a los zorros por el aspecto puntiagudo de su hocico y sus orejas, así como en sus garrasSu color varía entre negro y marrón, tiene ojos grandes y se diferencia de otros mamíferos porque no tiene cola. 

Se alimenta principalmente de cuatro especies de higos, aunque también come frutas si estos no están disponibles. Puede viajar más de 40 kilómetros en una sola noche buscando comida, por lo que cumple una importante función ecosistémica como polinizador y dispersor de semillas para árboles frutales. Suelen retornar a su hábitat antes del amanecer.

Le recomendamos: ¿Sabe en qué se diferencian los murciélagos de los vampiros?

Prefiere las áreas deshabitadas y vivir cerca del agua porque, al parecer, la usa para asearse. Sin embargo, esta especie se encuentra catalogada como en peligro de extinción en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) debido a la intervención de humanos en su hábitat, principalmente por la deforestación y la expansión agrícola, al igual que por la caza indiscriminada para extraer y consumir su carne, o exportarlos ilegalmente.

Algunas personas también lo relacionan el diablo, razón por la cual lo queman vivo. 

En vista de este panorama, diferentes organizaciones como el Fondo Mundial para la Naturaleza y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza han desarrollado programas de cría en cautiverio del diadema para evitar su desaparición. 

La existencia de este fascinante animal no es ninguna novedad, pero la publicación de unas fotos realizada por algunos usuarios de estos ejemplares de murciélago colgando en techos y palos, los volvieron aún más famoso. 

Lo cierto es que para campesinos y ecologistas se trata un sembrador silencioso que cumple un papel clave en la regeneración del entorno natural.