‘La historia del gran hambre del hombre’, así se titula el cuento que una abuela le lee a su nieta en un video animado que el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) produjo este fin de año con el ánimo de generar conciencia sobre la pandemia y su relación con la manera en que el ser humano impacta negativamente en la naturaleza.

Le sugerimos: La naturaleza reclama su espacio en el planeta

El audiovisual da cuenta de cómo el hambre insaciable del hombre por consumir los recursos naturales -especialmente la carne silvestre- conllevó a tal alteración de los ecosistemas que la Tierra se enfermó y, con ella, los humanos que la habitan, y que, justo en esos momentos de aislamiento y soledad que generó la enfermedad que atacó a ambos, el ser humano recordó que había tiempos en que se podía vivir en equilibrio con la naturaleza, sin devastarla, decidiendo así recomponer esa relación y sanarse ambos.

Desde julio de este año, esta organización no gubernamental se manifestó sobre la pandemia por la covid-19 a través de un informe en el que demuestra la relación de enfermedades zoonóticas (que pasan de los animales a los humanos) con varios factores ambientales: el comercio y consumo de vida silvestre de alto riesgo, el cambio en el uso de la tierra debido a la deforestación, la producción animal, y la expansión de la agricultura e intensificación insostenible.

Le recomendamos: Coronavirus y la vulnerabilidad de la condición humana

La crisis de la covid-19 demuestra que se deben hacer cambios sistémicos con miras a enfrentar las condiciones que impulsan las pandemias. En ese sentido, WWF aboga por una salud que vincule a las personas, los animales y nuestro entorno compartido, que incluya la toma de decisiones rigurosas sobre la vida silvestre, el cambio en el uso de la tierra y que tenga en cuenta las decisiones comerciales y financieras en relación al bienestar mundial”, advirtió la organización en ese momento.


Anualmente se pierden alrededor de 10 millones de hectáreas de bosque que se destinan a la ganadería y la agricultura, según la FAO. Foto: Jhon Barros. 

Desde 1990, se han talado 178 millones de hectáreas de bosque en el mundo, lo que equivale al tamaño de Libia, que ocupa el número 18 en la lista de los países más grandes del planeta. Además, anualmente se pierden alrededor de 10 millones de hectáreas de bosque que se destinan a la ganadería y la agricultura, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

De ahí que WWF haya decidido crear este contenido para reflexionar no solo sobre lo fuerte que fue este año para los seres humanos, sino para hacer un llamado sobre la oportunidad que 2021 representa de recomponer la relación con la naturaleza. "En medio de esta tragedia, existe la oportunidad de sanar nuestra relación con la naturaleza y mitigar los riesgos ante futuras pandemias, pero un futuro mejor comienza con las decisiones que hoy asumen los gobiernos, las empresas y las personas en todo el mundo”, advirtió en Julio Marco Lambertini, director General de WWF Internacional.

Le puede interesar: Tráfico de fauna silvestre, principal detonante de enfermedades zoonóticas

Con el fin de hacer un llamado a los gobiernos y crear conciencia sobre la necesidad de cambiar la relación del ser humano con la naturaleza, WWF viene promoviendola campaña ‘Planeta Sano, Gente Sana‘, una iniciativa disponible desde julio para que los ciudadanos se dirijan al Gobierno nacional y le pidan acciones concretas que permitan cambiar el rumbo, así como evitar los riesgos de eventuales pandemias.

Para realizar su petición pueden ingresar al siguiente link: https://www.planetasanogentesana.com/actua