;
DW

Un video que circula en las redes sociales desató la indignación en Rusia, al punto que la Armada de ese país debió salir a dar explicaciones.

En la grabación se ve cómo una osa parda (Ursus arctos) y su cachorro nadan por las aguas de la bahía de Krasheninnikov y llegan hasta un submarino nuclear atracado en la localidad de Rybadechiy, en el lejano oriente ruso, donde se encuentra desplegada la Flota Naval Rusa del Pacífico.

Los animales trepan a la embarcación y se sientan en la cubierta, donde no había nadie y no suponían un riesgo.

Le sugerimos: Capturan a osa polar hambrienta que deambulaba por las calles

A la distancia alguien se percata de los hechos y los graba. Se desconoce la fecha en que ocurrió todo, pero la grabación circula desde el pasado 8 de noviembre en las redes rusas.

Tras un instante se oye el silbido de un disparo y se ve cómo uno de los osos cae al agua, presuntamente muerto. La persona que graba intenta justificar lo que acaba de registrar señalando que no existe otra manera de convivir con los osos. "Si los persigues, se adentrarán en las aldeas. Así es como luchas contra los osos en Kamchatka”, que es el nombre de la isla donde ocurre todo.


Advertencia: imágenes sensibles. 

La ira que generó la grabación obligó a la Armada de Rusia a emitir un comunicado, que fue distribuido por la agencia de noticias Interfax. En el texto se explica que los militares llamaron a un cazador experto e instructor de caza de la ciudad militar de Vilyuchinsk, quien usó un "arma de caza especializada” para abatir a los enormes animales.

Baza, un canal de noticias que opera en la red Telegram, aseguró que se les disparó a los osos porque la madre "estaba muy demacrada y herida y la cría podría volverse agresiva sin ella”. El reporte añade que los lugareños llevaban varios días tratando de expulsar de la zona a los osos. Según The Moscow Times, dicho canal de informaciones tendría vínculos con los servicios de seguridad y las Fuerzas Armadas rusas.

Le recomendamos: Osos polares se extinguirían en 80 años

Interfax asegura que, en lo que va de 2020, al menos 50 osos "agresivos” han sido abatidos en la región de Kamchatka. Allí habitan entre 10.000 y 14.000 individuos de esta especie, donde suelen encontrarse con humanos. Sin embargo, los osos pardos tratan de evitar el contacto y solo atacan si se sienten amenazados.

Esta especie puede llegar a vivir entre 25 y 30 años. Tiene una longitud corporal de entre 1,50 y 2,95 metros, dependiendo de la subespecie, así como una altura en la cruz de hasta 1,30 metros. Su peso también varía, desde los 100 hasta los 675 kilogramos.

No es la única región de Rusia donde tienen problemas con los osos. Más cerca de la región ártica se ha vuelto usual la presencia de osos polares, que bajan a zonas habitadas en busca de comida.