La única jirafa macho que vive en Colombia se llama Otún, está en el zoológico de Pereira y el alcalde Juan Pablo Gallo Maya le está buscando una nueva pareja. 

Hace apenas un par de días murió su excompañera, Perla, y sin que los ambientalistas hayan superado el duelo, el mandatario local aseguró que cumplirá con su compromiso de implementar un programa de protección y reproducción de especies que se encuentran en vía de extinción.

Una necropsia realizada al cuerpo de Perla habría revelado que padecía estenosis, una enfermedad congénita que consiste en el estrechamiento del diámetro interno del intestino y que se la llevó a sus 14 meses de edad. “Nació con una sentencia de muerte”, aseguró el alcalde a través de un video que circula en redes sociales. En él, también aseveró que Otún no tiene parentesco genético con Perla, razón por la cual descartó que pueda padecer del mismo mal.

Le puede interesar: Así fue el rescate aéreo de una pareja de cóndores que aparecieron intoxicados en Santander

"Otún se encontra en un maravilloso estado de salud", comentó Gallo. 

La insistencia del alcalde de encontrarle una pareja a Otún desató una lluvia de  críticas de ambientalistas y líderes de opinión, quienes afirman que esta clase de animales pertenecen a otro tipo de ecosistemas y es posible que su dieta no se adapte a los árboles locales, pues las hojas de las que se alimentan les podrían causar problemas intestinales.

Argumento que fue controvertido por la bióloga Brigitte Baptiste, directora del Instituto Alexander von Humboldt, quien afirmó que Pereira era un hábitat excelente para esta especie de mamíferos. "Todo el mundo quiere poner problema, no creo que sea un lío las hojas de los árboles colombianos o si no ningún zoológico del mundo existiría. Además, no van a estar deambulando por ahí", recalcó.

Baptiste consideró además que en el Bioparque Ukumarí estos animales estaban bien cuidados. Opinión que comparte el Alcalde para quien ese lugar está siendo bien administrado por el sector público.

"No lo vamos a entregar nunca al sector privado. Creemos profundamente en que este espacio significa un motor de crecimiento para la ciudad y estamos convencidos que esto, lejos de ser un paso hacia atrás, lo que va a significar es que vamos a trabajar con mayor esmero y cuidado para que proyectos como este sigan significando protección y bienestar animal", dijo Gallo.

Puede leer: La lección de las hormigas

Entre tanto, Rocío Rodríguez, directora en Colombia de Wildlife Conservation Society, comentó que una de las características de las jirafas era su sociabilidad, razón por la cual resultaba necesario que Otún, de 21 meses, no pasara tanto tiempo solo pues, de ser así, eso podría incrementar sus niveles de estrés y acelerar su deceso.

"Esté donde esté, el ejemplar restante deberá estar acompañado, de lo contrario podría tener efectos negativos”,  resaltó Rodríguez. Por esa circunstancia, Otún se instalará junto a las avestruces mientras llega un nuevo ejemplar que lo acompañe.  

A la polémica también le salió otra arista. Tiene que ver con los altos costos que tiene trasladar una jirafa a Colombia. Esta misma discusión se dio cuando Perla fue traída a Pereira desde el parque de conservación Africam Safari, en Puebla, México, a mediados de julio, y ahora se repite con la búsqueda del nuevo mamífero.  

Le recomendamos: ‘¡Vive Salvaje!‘: Delfines son protegidos médicamente

El argumento de los ambientalistas es concreto, no es necesario seguir trayendo especies externas o exóticas al país, sino centrarse en preservar y rehabilitar las especies nativas existentes y que son incautadas por la Policía.

En Twitter se convirtió en tendencia el reclamo #GalloRespondaPorLaJirafa, con el que los usuarios le recordaron al mandatario de Pereira la advertencia que le habían hecho antes de traer a estas dos jirafas al país. 

En @Telegraph titulan hace un par de días que las jirafas están el condición crítica de extinción según informa la IUCN y en Colombia muere Perla... “Otún” tiene enfermedad en la piel según me cuentan los que han visitado y me mandan fotos. (Ver fotos) #GalloRespondaPorLaJirafa pic.twitter.com/L0DtbslTyH

— CLAUDIA BAHAMON (@CLAUDIABAHAMON) November 30, 2018

Uno de los antecedentes más recordados de jirafas en Colombia, es el de las tres que vivieron en la Hacienda Nápoles, traídas por el capo de capos, Pablo Escobar. Estos ejemplares llegaron desde Estados Unidos en los años 80 y murieron por diferentes causas.   

A pesar del drama que rodeó la desaparición de Perla y que la gente encendió las alarmas con la posibilidad de que Otún tenga el mismo destino fatal, todo parece indicar que el alcalde no se frenará en su búsqueda. Y que la llegada de un nuevo ejemplar es inminente.