Rumbo hacia el oceáno Atlántico Sur parece estar dirigiéndose el iceberg más grande del mundo: el A-68A, de cuya estructura acaba de desprenderse un fragmento de unos 175 kilómetros cuadrados y 19 kilómetros de largo el pasado 16 de abril. 

Actualmente la masa de hielo se está moviendo hacia el norte desde la península antártica y se espera que habiendo entrado en aguas más ásperas y cálidas, las corrientes lo lleven hacia el Atlántico.


Para los expertos este fraccionamiento parece ser el inicio del final del iceberg más grande del mundo. Foto: Copernicus Sentinel / ESA.

Adrian Luckman, profesor de la Universidad de Swansea (Reino Unido), quien ha venido siguiendo el progreso del A-68A, ese gigantesco bloque de 5.100 kilómetros cuadrados que se separó del continente en julio de 2017, aseguró que sospechaba que la ruptura final está comenzando, pero enfatizó en que "los fragmentos posteriores probablemente estarán con nosotros durante años". 

"Me sorprende continuamente que algo tan delgado y frágil haya durado tanto tiempo en mar abierto", dijo Luckman a BBC. 

Le sugerimos: La Antártida se derrite: su clima está igual al de Bogotá

La evidencia de la división del A-68C, como fue bautizado el fragmento que se desprendió recientemente, se dio a conocer a través de una imagen de radar tomada por el satélite Sentinel-1 de la Unión Europea, la cual fue poesteada por Luckman a través de su cuenta de Twitter. 

Según Luckman nunca hubo indicios de que esta esquina se fuera a desprender. "No es que lo haya visto. He estado vigilando el progreso, pero principalmente ha sido el desgaste de pequeños trozos por todas partes", dijo el investigador, quien recordó que cuando el A-68A se soltó tenía cerca de 6.000 kilómetros de superficie y un espesor promedio de 190 metros, aproximadamente. 

Durante meses pareció anclarse al fondo marino y no se movió muy lejos. Pero finalmente giró y aceleró a medida que se desplazaba hacia el norte. En la actualidad está pasando por las Islas Orcadas del Sur, que forman el extremo más alejado de la Península Antártica.

Le sugerimos: En video: un pedazo de hielo de casi el doble del tamaño de Aruba se desprendió en Antártida

El nombre de A-68 proviene de un sistema de clasificación administrado por el Centro Nacional de Hielo de EE. UU., que divide la Antártida en cuadrantes. Debido a que el iceberg se desprendió de la plataforma de hielo Larsen C en el mar de Weddell, obtuvo una designación "A". "68" fue el último número en la serie de grandes partos en ese sector.

La forma correcta para referirise a este iceberg sería A-68A, porque las roturas posteriores también tienen su propio nombre relacionado. A-68B se dejó caer temprano en la vida del principal. Esta nueva porción obtendrá la designación A-68C.

*Con información de BBC y Europa Press.