Ser la mejor bióloga marina de Colombia y una de las mejores del mundo es el sueño que persigue Kelly Córdoba García. Y va por buen camino.

Esta joven estudiante de grado séptimo no solo se destaca a nivel académico en la Institucion Educativa Femenina de Enseñanza Media y Profesional de Quibdó, sino también en la Escuela de Robótica de Chocó, proyecto del que hace parte hace más de dos años.

Le puede interesar: Educar desde la práctica, una apuesta para salvar el Planeta

A sus 12 años domina a la perfección el lenguaje cibernético pero, además, sobresale por ser una de las tres mujeres que hacen parte de la escuela. "Es importante que más niñas se vinculen a esta clase de iniciativas porque es necesario enseñarle a nuestra sociedad que hay que cambiar esa mentalidad machista que se ha creado. Nosotros somos tan capaces como los hombres de intervenir en tecnología", indica. 

Ella, al igual que sus otros 39 compañeros, cree que el planeta se puede cuidar por medio de la robótica. "El primer robot que construimos recogía basura y la depositaba en una caneca. Siempre nuestras creaciones han estado estrechamente ligadas con resolver las problemáticas de la comunidad chocoana y la preservación del medioambiente", afirma Jimmy García Caicedo, director y fundador de esta escuela, que durante los tres años que lleva en funcionamiento ha logrado impactar a cerca de 1.000 jóvenes, entre los 7 y 20 años, de 10 municipios de Chocó.

Le sugerimos: Colombia tiene mucho por hacer en materia de educación ambiental

Jimmy recuerda cómo en abril de 2016 su sueño comenzó a hacerse realidad. "El piloto arrancó en el centro de Quibdó con cinco niños provenientes de diferentes barrios. Para ese entonces la ciudad resgitraba una ola de violencia muy fuerte, en la que los jóvenes eran sus principales víctimas. Como mecanismo para alejarlos de las bandas delincuenciales y otros riesgos, decidimos crear la escuela, no solo para tenerlos entretenidos, sino para que, a su vez, adquirieran conocimientos a partir del diseño de soluciones para el entorno en el que vivían", explica. 

Sistemas de alertas tempranas, postes solares, sensores sonoros para apagar y encender las luces o abrir puertas, semáforos inteligentes y hasta basureros smart que funcionan a través de una aplicación y ayudan a clasificar los desechos según su tipo, son algunas de las creaciones de estos jóvenes que también quieren atender a personas con discapacidad o adultos mayores. 

Representarán al país en el mundial

Un robot que se encarga de recoger pelotas y ubicarlas en una superficie específica fue creado por un grupo de 15 los integrantes de la escuela. Gracias a su ingenio, este equipo logró obtener un cupo al Campeonato Mundial de Robótica, denominado RoboRave International 2019, que se llevará a cabo en China del 19 al 21 de julio, tras haber obtenido el tercer lugar en el torneo nacional realizado en Medellín el año pasado. 

"En la capital antioqueña participamos con tres equipos. La meta, ahora, es poder viajar con los 15 estudiantes ganadores, ya que es muy triste ver cuando alguien se queda y más por un tema económico. Queremos que todos aprendan del intercambio de conocimientos con otras culturas y observen lo que ofrece China como epicentro de la tecnología mundial", comenta García.

La competencia mundial consiste en una carrera de robots en la que cada aparato deberá recorrer una línea negra, en un fondo blanco, en el menor tiempo posible para ubicar unas pelotas en una torre. El robot que mejor transite recibirá más puntos.

Lea también: Niños y jóvenes aprenderán sobre el cuidado de los bosques

"Nosotros para el torneo en China llevaremos el mismo robot que presentamos en Medellín, aunque con algunas mejoras que le estamos realizando en lo referente al set de sensores infrarrojos y programación”, afirma Joyner Stiwar Molina, miembro de la escuela.

Este talentoso joven, de 11 años, cree que la robótica debería impartirse en todos los colegios como una materia, pues -según él- gracias a esta se puede aprender matemáticas, física y hasta ecología.

Las rifas y bazares que han hecho hasta el momento no han sido suficientes para reunir todos los recursos, razón por la cual están extendiendo una invitación a quienes quieran apoyarlos para que donen recursos en la cuenta de ahorros N°. 536-943109-54 de Bancolombia, a nombre de la Corporación Centro de Innovación del Pacífico.

"Invitamos a toda Colombia a que se una en torno a esta campaña para finanaciar, más que todo, los tiquetes aéreos, el hospedaje, la alimetación y el visado. Si alguna organización dice, por ejemplo, que puede ayudarnos con los tiquetes, sería fantástico, no solo el dinero nos sirve", dice el director.

El viaje total tiene un costo de 150 millones de pesos, es decir, 10 millones por persona.

José Fernando Foronda Saldarriaga, a su turno, piensa que la robótica abre la mente y permite ver el mundo de una manera diferente en cuanto a la lógica.  

"Para nosotros es muy importante ir a China porque queremos dejar muy en alto el nombre de Colombia, pero también  queremos que se cambie la imagen de que Chocó es una región de violencia, pobreza y analfabetismo. Nos gusta que nos recuerden por ser un departamento que va en progreso de la mano del medioambiente y la educación", resalta este joven de 13 años.  

Los interesados en apoyar esta iniciativa pueden hacer sus aportes en la cuenta de ahorros N°. 536-943109-54 de Bancolombia, a nombre de la Corporación Centro de Innovación del Pacífico o comunicarse al celular 3218524498.

Vea este martes, desde las 2:30 de la tarde, la historia de estos talentosos jóvenes chocoanos a través del Facebook Live de Semana Sostenible.