Foto: Pixabay

Ir al baño es una de las actividades cotidianas del ser humano. Sin embargo, hay un pequeño detalle al que no le prestamos mucha atención y que sigue generando muchas dudas: ¿se deben o no arrojar en el sanitario residuos distintos a los que produce nuestro cuerpo? La respuesta es no, no se debe arrojar nada más. Pero la razón principal no es que las tuberías se tapen. De hecho, hay muchos más argumentos de peso detrás de esta prohibición. A continuación le contamos por qué es preferible usar una caneca.

Papel Higiénico: muchas veces pensamos que “botar un pedacito no tendrá mayores consecuencias”, pero en realidad se producen graves secuelas, aunque el papel sea biodegradable. En nuestro país es mínimo el porcentaje de sistemas de alcantarillado que desembocan en plantas de tratamiento, por lo que el papel arrojado irá directamente a un río, lago, laguna o quebrada, contaminándolas inmediatamente.

Cabe anotar que países como Estados Unidos y México aceptan que el papel se arroje por el sanitario, pero esto se debe a que gran parte de la red de alcantarillado está conectada a plantas de tratamiento.

Le puede interesar: Conozca las 14 razones por las que se afecta la calidad del agua

Condones: muchos deciden arrojar los preservativos al sanitario en casa, hoteles y moteles. Esto no se debe hacer porque el sistema de tuberías se vuelve más propenso a taparse y como el condón no es biodegradable, no sería raro que en un próximo paseo de río se encuentre con la prueba fehaciente de lo que botó unos meses atrás por el retrete. El mismo principio aplica para toallas húmedas, tampones, toallas higiénicas y copitos.

Medicamentos: arrojados por el inodoro o el lavamanos contaminarán fuentes hídricas y los organismos acuáticos desarrollarán problemas de crecimiento o defectos genéticos. Así mismo, en un país como Colombia las aguas contaminadas podrían servir para regar verduras y frutas, con lo que contaminarían desde un inicio los alimentos.

Le recomendamos: Guía rápida para botar medicamentos viejos

Colillas de cigarrillos: el tabaco en esta presentación tiene un sinnúmero de agentes químicos que al entrar en contacto con el agua la contaminan de manera inmediata. Esto sin tener en cuenta que al ser tan pequeñas requieren de más de dos descargas para perderlas de vista.

Aceites y otros desechos: un solo litro de aceite puede llegar a contaminar 1.000 litros de agua. Pinturas y residuos líquidos de limpiadores y otros químicos deben desecharse adecuadamente ya que representan un peligro para la vida acuática de ríos y quebradas.

Lea también: ¿Cómo y por qué deshacerse del aceite de cocina usado?

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.