SEMANA.: ¿Cuál es el nivel de afectación que dejó el derrame del pozo Lizama 158?

Manuel Rodríguez Becerra.: Aún no se puede calcular porque no sabemos cuánto tiempo va a tardar Ecopetrol en resolver el problema. Es una situación delicada que no sólo requiere traer técnicos del exterior, sino también maquinaria. Es muy difícil estimar en este momento cuánto tardará la petrolera en arreglar el problema. Una vez se sepa el número exacto de galones derramados, se podrá dimensionar qué pasa. La comunicación oficial no ha sido muy buena. Con más exactitud ellos deberían estar comunicando la magnitud del problema y hasta dónde va a llegar.

Le recomendamos: Las impresionantes imágenes del derrame de petróleo en Barrancabermeja

SEMANA.: ¿Es el derrame más grande la historia?

M. R. B.: Como todavía no hay suficiente información sería difícil darle esa categoría. Sin embargo, este podría ser el daño ambiental más grande de Ecopetrol en su historia. Hubo uno muy grave con un oleoducto -no recuerdo muy bien dónde- pero también fue de grandes proporciones. Aun así este también podría llegar a ser el daño más grave que ha ocasionado la petrolera en un solo evento en su historia. Falta ver en cuánto tardará en solucionar el problema.

SEMANA.: ¿Por qué nos hemos demorado tanto en frenar el derrame?

M. R. B.: Se supone que existen las tecnologías para resolver la falla en el corto plazo. Una de ellas, por ejemplo, es sellando con concreto. Pero esas son cosas muy técnicas. El punto es que parece que no tenemos la tecnología y los expertos para hacerlo. Si bien hay gente en Ecopetrol experta en estos temas, quieren una opinión externa que en estos casos es muy útil.

SEMANA.: ¿Cuánto podría tardar la recuperación de los ecosistemas afectados?

M. R. B.: Como todo esto es específico es bueno conocer la extensión de la mancha, qué sistemas acuáticos está tocando y las riberas de los ríos donde está llegando. Hay que tener en cuenta que está fluyendo petroleo y lodo, no conocemos las dosis de composición de lo que está saliendo. No hay ni el primer informe que nos ayude a dimensionar el desastre. Un percance de estos tiene consecuencias a muy largo plazo y sólo es posible restaurar lo que se pueda en varios años, como lo han demostrado los diferentes tipos de accidentes que se han dado en el mundo.

Le puede interesar: El petróleo acabó con el agua de Puerto Asís

SEMANA.: ¿Son frecuentes este tipo de accidentes en la industria?

M. R. B.: En el mundo del petróleo un accidente como este -de pozo cerrado- puede ocurrir. Incluso, cuando la empresa ha tomado las mayores prevenciones. Es un evento que ocurre muy pocas veces. Pero nunca hay un riesgo cero, siempre existe un riesgo de que aunque se maneje muy bien, podría haber problemas. Lo que no sabemos y nos tendrán que aclarar es si la contraloría había advertido su preocupación sobre las falencias que se estaban presentando en esta área concreta, qué hicieron el Ministerio de Ambiente y la ANLA en estos dos años para evitarlo. Además, hay que preguntar ante esta advertencia qué hizo Ecopetrol. Todos estos interrogantes deberían ser motivo de una investigación independiente para entender qué pasó.

SEMANA.: ¿Cuáles son las características del valle del Magdalena donde ocurrió el derrame?

M. R. B.: Esta es una de las zonas más antiguas del país de explotación petrolera. Es una región muy afectada de por sí. No conozco el sitio exacto, pero el problema es que un derrame de estos se empieza a calcular sabiendo cuántos miles de barriles se derramaron y conociendo hasta donde llegó el daño. Ese es el gran interrogante. En toda esa región hay ciénaga y genera dudas si hasta ellas llegó la mancha de petróleo. Están, por ejemplo, circulando unas imágenes de mancha de petróleo ya en Cantagallo. Todo depende de la cantidad de petróleo derramado y eso requiere una evaluación técnica. Una vez se conozca a ciencia cierta el nivel del daño ambiental, podrá exigírsele a Ecopetrol que tome las acciones necesarias para restaurar.

SEMANA.: ¿Cómo funciona la contaminación que propicia el hidrocarburo cuando entra en contacto con el ambiente?

M. R. B.: Se tiene que tener en cuenta la densidad de las manchas. Si llegan a ser muy densas en ciertos sitios nos encontramos con escenarios como el que estamos viendo de fauna completamente afectada. El petróleo es tóxico y estas sustancias pueden ser muy tóxicas para determinadas especies de flora y fauna, partiendo de la idea de que sólo con que cubra un ser vivo este puede morir en el proceso. Esa misma consecuencia la sufren las plantas, todo el sistema que las mantiene vivas colapsa. A no ser que haya una acción muy rápida, de auxilio para limpiarlos, podrían salvarse. Hay técnicas muy desarrolladas y tampoco podemos desconocer que Ecopetrol tiene experiencia en la contención de derrames de petróleo. Esto porque durante varias décadas ha estado enfrentando los atentados petroleros y los problemas que de allí se derivan. Ellos manejan este tema y tienen muchas técnicas de restauración. Por eso, uno esperaría una rápida reacción.

SEMANA.: ¿Cuál es el pasivo ambiental de Ecopetrol con el país?

M. R. B.: Las concesiones que posteriormente le tocó recibir Ecopetrol y la misma empresa ha hecho mucho daño especialmente a las ciénagas. Alrededor de Barrancabermeja les ha tocado reparar muchas de ellas, ha sido total responsabilidad suya. El daño acumulado a grandes ciénagas del medio Magdalena es quizás el mayor efecto provocado por la petrolera. No es equiparable a esto porque es acumulado. Por muchos años Ecopetrol utilizó ciénagas vecinas a operación petrolera como depósito de aguas industriales y lodos, sin ningún tratamiento. Claro, mucho de esto ocurrió antes de que existiera la legislación ambiental y también después. Poco a poco la autoridad ambiental le ha venido exigiendo la restauración de los humedales. Muchos de ellos en Barrancabermeja tuvieron que sepultarlos porque estaban tan contaminados que no había otra alternativa a desaparecerlos de la faz de la tierra. Otros se han restaurado, pero no todos. La historia de daño ambiental provocada por Ecopetrol también hay que tenerla en cuenta y esos pasivos los tiene que ir resolviendo paulatinamente.

Le recomendamos: La empresa china sin ‘licencia social’ para sacar petróleo en Colombia

SEMANA.: ¿Con qué otro tema hay deudas pendientes?

M. R. B.: Se sabe que hay acuíferos, aguas subterráneas, que están en el Magdalena Medio que fueron contaminadas por la acción de Ecopetrol. Se supone que ellos estaban evaluando esos pasivos para irlos resolviendo, pero la petrolera está en mora de mostrarle al país los pasivos ambientales y cómo va a repararlos. También hay contaminación de los suelos en esa larga lista.

SEMANA.: ¿Lo que ocurrió en el pozo Lizama 158 está relacionado con el fracking?

M. R. B.: No conozco el tema. Pero podemos pensar que este accidente que enfrenta Ecopetrol tendrá un efecto en esta nueva práctica que se quiere impulsar en el país. Ellos tendrán que ser más cautelosos y tomar más medidas preventivas en el caso del fracking. El Gobierno está muy decidido y aunque hay muchos que se han opuesto, la decisión parece ya estar tomada. Esto va a servir para que Ecopetrol se ponga las pilas.

Le sugerimos: Denuncian contaminación del agua en donde se haría uno de los primeros pilotos de fracking en Colombia

SEMANA.: ¿Qué le preocupa de esta tragedia?

M. R. B.: La pasividad del Ministerio de Ambiente. Si había una advertencia de la Contraloría, ¿qué hicieron para evitar la tragedia?. Ellos tienen que responder.