Cortesía: gardensbythebay.com.sg

“Estructuras artificiales de 50 metros, que producen energía, y que además servir para proyectar todo tipo de contenidos”. Lo que podría ser interpretado como la descripción de un aparato extraido de un cuento de ciencia ficción, es en realidad la representación de los Gardens by the Bay (Jardines de la bahía), uno de los emblemas del manejo de la sostenibilidad en Singapur. 

El país asiático además de ser uno de los centros del comercio mundial, ya que es el cuarto mayor centro financiero y el quinto puerto que más mercancías mueve, también se caracteriza por el uso de la tecnología y por el uso de energías alternativas en la mayoría de proyectos de infraestructura que emprende.

Bajo el concepto de “una ciudad dentro de un jardín” los Jardines de la Bahía abarcan un área cercana a las de 101 hectáreas en las que se erigen con majestuosidad 18 árboles de más de 50 metros de altura, que son en realidad jardines verticales compuestos de bromelias, helechos y otras plantas enredaderas.


Los ‘arboles’ tienen distintas tareas entre ellas dar sombra a quienes transitan por la bahía durante el día y generar electricidad para que en la noche las estructuras puedan convertirse en pantallas digitales, y de paso ayudar al sistema hidráulico que alimenta todo el complejo de los Jardines de la bahía, en el que un sistema de filtración purifica el agua para alimentar a los jardines. 

A pesar de ser un proyecto que cumple más de ocho años, el complejo con la totalidad de los árboles en funcionamiento fue inaugurado hace unos pocos días. Se espera que el lugar logre convertirse en el epicentro de distintas actividades de educación ambiental algo que le valió a la capital del país asiático el ser catalogada como la ciudad más verde de Asia en el 2014.


Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.