Desde su introducción en 1960, las bolsas de plástico son utilizadas para todo tipo de residuos, desde domésticos hasta industriales. Lo cierto es que el uso y abuso de las bolsas de plástico, que no siempre necesitamos, tiene un enorme impacto en el medio ambiente y aún más en la vida marina ya que delfines y tortugas, se las comen al confundirlas con algas y medusas.

(Vea: ANLA: una crisis de autoridad ambiental)

La campaña “reemBÓLSALE al planetaque busca promover el consumo responsable de bolsas a través de la racionalización, reutilización y reciclaje. La campaña ademas tiene el próximo 29 de abril programada la primera jornada del día sin bolsa, mediante la utilización de los antiguos canastos y bolsas artesanales para sustituir el uso de la bolsa plástica.

Asimismo desde el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible se espera reglamntar a traves de una resolución la salida de circulación de bolsas con medidas menores 30x30 centímetros. Según el ministro del Medio Ambiente, Gabriel Vallejo, la resolución, también busca regular temas como el tamaño, la calidad de las bolsas y la distribución en las grandes superficies, supermercados y farmacias de cadena. 

El jefe de la cartera señaló que las nuevas bolsas deberán deberán tener un calibre lo suficientemente fuerte para soportar la carga y deberán contener un mensaje ambiental que invite a un consumo responsable. Aunque falta definir aspectos como el gramaje, que se refiere al peso en gramos del plástico por metro cuadrado, y el uso que se hace de las bolsas en establecimientos pequeños como las tiendas de barrio. Las bolsas, según Vallejo, también llevarían impreso el nombre de la entidad productora para poder hacerla responsable del buen o mal uso de ellas.

En el mismo evento, el presidente de Fenalco, Guillermo Botero, hizo una invitación a proteger el medioambiente a través de la cultura ciudadana, “esto es como sostener una mesa de cuatro patas: se necesita del sector privado, del público, de las organizaciones y de los ciudadanos”.

Y es que la ciudadanía tiene un gran papel en el uso de las bolsas y su contribución sería clave para la conservación del medioambiente, “si quitamos una sola de esas patas, se nos cae la intención ambiental”, aseguró Botero, no sin antes decirle al ciudadano que no debe pedir bolsas para cosas que no necesita como medicamentos en presentaciones pequeñas.

En el mismo sentido, el ministro Vallejo hizo hincapié en la necesidad de utilizar canastas o bolsas de tela y presentó como una preocupación ambiental las 22.000 bolsas que utiliza en promedio un ciudadano en solo un año.

Algunos países de Europa han decidido cobrar por el consumo de bolsas plásticas, “lo que ha obligado al ciudadano a utilizar solo para lo que en realidad necesita”, explicó el ministro, aclarando, que  la intención de la resolución nuestra intención no es sancionar a nadie sino crear conciencia.

Si cada ciudadano se compromete a utilizar bolsas plásticas para lo que realmente necesita o a reutilizar las que en adelante saldrán al mercado –según la resolución que está creando el Gobierno– el consumo podría verse disminuido hasta en un 10%.

Una vez se defina el tema del gramaje y otros ajustes se espera que el ministerio publique la resolución y de esta manera entre en vigencia esta normatividad que pondrá a Colombia al nivel de otros países que ya regulan el consumo el uso de las bolsas de plástico en sus territorios.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.