Foto: Cortesía Instituto Humboldt

Desde hoy Colombia cuenta con una lista completa y actualizada de los peces de agua dulce que existen en el país. Tras un exhaustivo trabajo de investigación en el que participaron instituciones como el Instituto Humboldt, el resultado es una muestra más de la enorme riqueza natural que es motivo de admiración en todo el mundo.

Según ese nuevo conteo, Colombia es el segundo país del mundo con mayor número de peces de agua dulce después de Brasil. Acá existen 1.494 especies, 374 de las cuales son endémicas, es decir, que tienen presencia únicamente en nuestros ecosistemas. De ese total, 706 están en la región hidrográfica del Amazonas, 663 en el Orinoco, 223 en el Caribe, 220 en el Magdalena-Cauca y 130 en el Pacífico.

Le puede interesar: Descubren 47 nuevas especies en la Amazonía

Esta cifra se alcanzó luego de una revisión detallada del último listado de la ictiofauna colombiana de agua dulce correspondiente a 2008, la cual incluyó la adición de nuevas especies, la exclusión de aquellas cuya presencia en Colombia no estaba soportada por especímenes en colecciones y una revisión de la distribución geográfica.

Durante el trabajo, los investigadores revisaron especímenes de la Colección Zoológica de la Universidad del Tolima-Ictiología (CZUT-IC); del Instituto Humboldt que alberga, por ejemplo, ejemplares particulares de peces, como uno de los tipos del pequeño bagre endémico del altiplano Cundinoboyacense, capturado en el barrio Chapinero de Bogotá en 1912, y del pez graso del Lago de Tota, la única especie dulceacuícola reportada extinta para Colombia desde la década de los años 40.

Gracias al proceso de validación individual de las 1.435 especies que habían sido listadas en 2008, los expertos determinaron que 202 especies fueron inventariadas de manera incorrecta para Colombia, es decir casi un 15% del total, con las serias implicaciones que esto trae para los instrumentos de gestión y conservación de la biodiversidad, basados en dicho inventario.

Le recomendamos: La "contradicción" del alcalde en el caso de los peces rescatados

De igual manera, los investigadores corrigieron la distribución geográfica de otras 175 especies, un proceso de validación casi detectivesco, pues necesitó de un rastreo en todas las fuentes bibliográficas y de ejemplares disponibles en las colecciones ictiológicas nacionales, hasta determinar la identificación taxonómica correcta de los registros.

La importancia de esta actualización radica en que esta herramienta puede orientar la toma de decisiones en cuanto a la conservación de las especies y ecosistemas acuáticos colombianos, los cuales enfrentan profundos procesos de transformación por actividades mineras, proyectos hidroeléctricos, expansión de la frontera agropecuaria, deforestación, polución industrial y doméstica, desarrollo de hidrovías, introducción de especies exóticas y el cambio climático.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.