*Esta nota fue actualizada para incluir las versiones de Bogotá Cómo Vamos y la Secretaría del Habitat sobre la cifra.

La noticia ambiental de la semana en Bogotá ha sido la crisis generada por el bloqueo del relleno Doña Juana por parte de sus desesperados vecinos. Las plagas de moscas y ratas que invaden sus casas coparon la paciencia de los habitantes de los barrios y las veredas aledañas al basurero, quienes exigen soluciones inmediatas a las autoridades de la ciudad.

Le puede interesar: Bloquean ‘Doña Juana’ por las terribles condiciones ambientales 

Además de enviar el Esmad para reprimir a los manifestantes, el alcalde Enrique Peñalosa anunció sanciones para la empresa operadora del relleno por no haber previsto ni evitado esta situación y explicó que la crisis se mantendrá por lo menos un mes más, mientras 60 funcionarios completan las labores de fumigación y remoción de residuos en la zona. También se reafirmó en que no tiene contemplada una alternativa para la disposición de basuras en la ciudad y que “Doña Juana puede operar varias décadas más”.

La licencia ambiental otorgada por la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) a Doña Juana caduca en 2022, cuando según las proyecciones se completen los 16 millones de toneladas de desechos que el relleno tiene capacidad de albergar. A pesar de que en ese mismo documento se afirma que la licencia es improrrogable, esta administración le ha apostado a ampliar ese plazo bajo el argumento de que no hay más lugares para establecer nuevos rellenos.

Lea también: El incierto futuro de las basuras en Bogotá

Sin embargo, para lograr ese objetivo tendrían que empezar a llegar menos residuos a Doña Juana. Y aunque en su Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos la actual administración habla de estrategias como separación en la fuente y campañas de reciclaje entre la ciudadanía, lo cierto es que el Informe de Calidad de Vida elaborado por Bogotá Cómo Vamos revela que en la ciudad los indicadores relacionados con esta tarea han empeorado "drásticamente".

Durante el primer año del gobierno de Enrique Peñalosa la proporción de residuos sólidos aprovechados en el relleno Doña Juana fue de apenas el 3 por ciento. Una disminución significativa con respecto al 2015, cuando esta cifra fue del 15.3 por ciento. “Los reportes para el porcentaje de aprovechamiento de los residuos sólidos muestran un aumento desde el año 2012 hasta el año 2014. En el año 2015 se mantiene el porcentaje por encima del 15% pero para el año 2016 disminuye drásticamente hasta 3%”, dice el informe.

El documento no ahonda en las razones de esta situación y por esta razón la Secretaría de Habitat asegura que el cálculo esta mal realizado (Lea aquí la respuesta de la secretaría del Habitat sobre el cálculo que revela el informe).

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.