La construcción de las vías sin consideraciones ambientales tiene consecuencias fatales para la fauna silvestre. Estos pasos en concreto han fragmentado ecosistemas como bosques, sabanas y cuerpos de agua, territorios que los animales siguen transitando porque hacen parte de su ruta genética.

Según el Instituto Humboldt, los impactos de la infraestructura vial en la fauna incluyen la pérdida, degradación y fragmentación del hábitat, además de modificaciones en la estructura poblacional de las especies, su dinámica de forrajeo, intercambio genético y disminución de diversidad.

En una vía de Antioquia, que comunica a La Ceja con La Unión, fueron instaladas varias señales con los rostros de los animales silvestres. Fotos: Cornare.

Los atropellamientos de la fauna, causados por la alta velocidad en la que transitan los vehículos, son una problemática diaria. “La mortalidad de la fauna por colisión vial está considerada como uno de los mayores factores de pérdida y disminución de la biodiversidad”, dijo el Humboldt.

Le puede interesar: Animales atropellados: un reto para la expansión de carreteras en Colombia

Entre 2014 y 2017, la aplicación de Recosfa reportó con más de 3.500 atropellamientos de animales silvestres en el país: 54 por ciento mamíferos, 32 por ciento aves, 15 por ciento anfibios y ocho por ciento reptiles.

La zarigüella es el animal más perjudicado, con 63 por ciento del total de atropellamientos. Le siguen la ardilla de cola roja (6,9 por ciento), oso mielero o melero (3,2 por ciento), gallinazo negro (2,6 por ciento) y zorro cangrejero (1,9 por ciento).

Los pasos o puentes elevados le permiten a la fauna no atravesar las carreteras. Fotos: Cornare.

“Algunas vías del país cuentan con diferentes intervenciones para mitigar y prevenir el atropellamiento. Por ejemplo, los departamentos de Antioquia, Cundinamarca y Cesar cuentan con medidas de prevención como vallas informativas y reductores de velocidad, así como pasos de fauna elevados y obras hidráulicas con modificaciones para el cruce de fauna”, indica el Humboldt.

El ramillete biodiverso de animales víctimas de los conductores imprudentes también incluye a los armadillos y perezosos de dos dedos, animales que no cuentan con la capacidad de reaccionar de forma rápida al ver un automotor a toda velocidad.

En Cartago, municipio del Valle del Cauca, un armadillo se salvó de morir en una de las vías que atraviesa el corregimiento de Zaragoza. Un habitante de la zona lo vio transitar con calma cerca a la carretera, por lo cual llamó de inmediato a la Policía Ambiental.

Un armadillo hembra fue rescatado en una vía de Cartago. Foto: CVC.  

Los uniformados del Grupo de Protección Ambiental y Ecológica de Cartago se desplazaron hasta el lugar para atender al mamífero, que luego les fue entregado a los expertos de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC) para que lo valoraran.

Le puede interesarRescatan en Tolima a un ocelote bebé que confundieron con un gato

Se trata de una hembra adulta con buen estado de salud y una baja impronta o manipulación por parte de los humanos. Estos indicios demostraron que era apta para su liberación en una zona rural de la Villa de Robledo”, mencionó la CVC.

El armadillo estaba en perfecto estado de salud, razón por la cual regresó a su hábitat natural. Foto: CVC.

Jhon Alexánder Aldana, funcionario de corporación, informó que la edad del animal y las buenas condiciones de salud, permitieron su reintegro inmediato al medio natural. “Casos como este armadillo se están presentando mucho debido al aislamiento preventivo obligatorio, que le permite a la fauna silvestre deambular por sitios donde usualmente no puede hacerlo por la presencia del hombre".

La presencia de múltiples especies de fauna silvestre durante la cuarentena debe ser apreciada sin ocasionar impactos negativos. Edwin Serna, director territorial de la CVC, considera que estos hallazgos se deben aprovechar al máximo, “ya que en medio de la incertidumbre del confinamiento, podemos disfrutar de la belleza que nos ofrece la naturaleza y, en especial, la fauna silvestre".

El armadillo regresó a su hábitat natural: una zona boscosa de Cartago. Foto: CVC.