Dos de los animales más extraordinarios hasta ahora conocidos por el hombre fueron asesinados. Se trata de las jirafas blancas, especies que carecen de los colores propios como consecuencia de una condición genética conocida como leucismo, que hace que la pigmentación de las células de la piel sea menor. 

Cazadores furtivos habrían sido los culpables de este delito ocurrido en una aldea al noreste del condado de Garissa en Kenia (África). Los cadáveres de la única jirafa hembra conocida hasta ahora y su cría fueron encontrados por guardabosques de la reserva natural Ishaqbini Hirola Conservancy, en la que vivían estos ejemplares. 

Le puede interesar: Las jirafas están en riesgo de desaparecer

El gerente de la reserva natural Mohammed Ahmednoor declaró que las jirafas asesinadas fueron vistas vivas por última vez hace más de tres meses. “Este es un día muy triste para la comunidad de Ijara y Kenia en su conjunto. Somos la única comunidad en el mundo custodios de la jirafa blanca", indicó Ahmednoor a la BBC. 

El directivo agregó que la muerte de estos dos mamíferos artiodáctilos era un golpe muy fuerte para la comunidad que se había dado a la tarea de conservar las especies raras y únicas de esa región del mundo. "Es un llamado de atención para un apoyo continuo a los esfuerzos de conservación", apuntó. 

Las jirafas blancas son un animal único en el mundo. 

En agosto de 2018, los guardabosques anunciaron que la jirafa había dado a luz dentro de la reserva. “Esta es una pérdida a largo plazo dado que los estudios e investigaciones genéticas que fueron una inversión significativa en el área, ahora se han ido por el desagüe. Además, las jirafas blancas eran grandes impulsoras del turismo en el área”, sostuvo Ahmednoor. 

Entre tanto, la Sociedad de Vida Salvaje de Kenia, mayor autoridad en conservación de ese país, está investigando a fondo este crimen para poder dar con los culpables. 

Por otro lado, se conoció que aún queda una jirafa blanca en ese territorio. Se trata de un macho que nació en agosto pasado y entró a hacer parte  de esta familia única conformada, hasta ahora, por tres integrantes. 

Le sugerimos: La jirafa y su batalla por la supervivencia en África

Esta especie de jirafas fue vistas por primera vez en Kenia en marzo de 2016, después de un primer avistamiento dos meses antes en Tanzania. En un comunicado, la Fundación de Vida Silvestre de África señaló que, alrededor del 40% de la población de jirafas han desaparecido en los últimos 30 años, en gran parte por la caza clandestina para extraer su carne y piel.

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), la población de jirafas pasó de alrededor de 155,000, en 1985, a 97,000, en 2015.