Con el propósito de desarrollar alternativas de manejo sostenible de los bosques con comunidades campesinas, como una forma de contribuir con el avance de la estrategia de forestería comunitaria priorizada por el Ministerio de Ambiente, la Amazonia colombiana tendrá una nueva forma de protegerla. 

Se trata de la iniciativa Forestería Comunitaria en los departamentos de Caquetá y Guaviare, hacia la gestión sostenible de los bosques en la Amazonia colombianaque se adelantará con el apoyo de la Iniciativa Internacional de Clima y Bosque de Noruega (NICFI) y la Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenibe (FCDS), que será la encargada de ponerla en marcha.

Proyectos sostenibles son la estrategia de conservación de los bosques en la Amazonia. Foto: FCDS

El proyecto trabajará con más de 120 familias de las comunidades de las zonas de Colinas – Asocapricho, Cristalina, El Triunfo, Puerto Polaco y Puerto Cubarro del departamento del Guaviare (municipios de San José del Guaviare, El Retorno y Calamar), y en el Bajo Caguán del departamento de Caquetá (municipio de Cartagena del Chaira).

Le recomendamos: ¿Se pueden cuidar los bosques y generar bienestar a las comunidades?

Las dos áreas seleccionadas suman 220.675 hectáreas y se ubican en la zona de influencia del Parque Nacional Natural (PNN) Serranía de Chiribiquete. En estas áreas se ubican 47.000 hectáreas de bosque en pie, distribuidas en 17 veredas, que son muy importantes para la definición de la frontera agrícola, la conservación de áreas sensibles, el control de la deforestación y el desarrollo rural integral.

Producir de forma sostenible será uno de los objetivos del proyecto. Foto: FCDS

Dentro de las áreas priorizadas se definirán las zonas con mayor viabilidad según la oferta disponible de productos forestales no maderables, los intereses de las comunidades, las sinergias y complementariedades con los proyectos existentes en el territorio, y la visión de las autoridades ambientales. De la misma forma, el proyecto dará continuidad y fortalecerá las acciones ya existentes en territorio, como es el caso de los ejercicios de manejo forestal comunitario en Asocapricho y Puerto Polaco / Puerto Cubarro.

La iniciativa, que tiene una duración de 3 años (2020-2023), realizará sinergias con proyectos que actualmente se desarrollan en la región, particularmente con los programas desarrollados por la Iniciativa GEF, Patrimonio Natural, Visión Amazonia, ONF Andina, PNUD, Agencia de Renovación del Territorio, Agencia de Desarrollo Rural-ARD, Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos-PNIS, entre otros, como una forma de maximizar los esfuerzos. El proyecto cuenta con un aporte superior a los 7.000 millones de pesos para su desarrollo.  

La conservación de los bosques, una prioridad. Foto: FCDS

Según Ole Reidar Bergum, consejero de Clima y Bosque de la Real Embajada de Noruega en Colombia, “parte de la solución al problema de la deforestación en la Amazonia colombiana, pasa por promover un mayor arraigo y valoración de las comunidades campesinas con los bosques. Para esto, es necesario asegurar los derechos de uso sostenible del bosque a estas comunidades y asociaciones locales, y generar alternativas productivas que sean compatibles con la conservación y que mejoren la calidad de vida. A través del Proyecto de Forestería comunitaria en Caquetá y Guaviare, implementado por FCDS, esperamos contribuir con estos objetivos”.

Le sugerimos: Proyecto de conservación de bosques fue premiado como el mejor de Latinoamérica

Por su parte, Aura Robayo, asesora de Clima y Bosque de la Real Embajada de Noruega en Colombia, sostiene que “muchas comunidades de la Amazonia han hecho un uso consuetudinario de los recursos del bosque y han generado capacidades para su manejo. Es necesario acompañarlas para que el manejo forestal se desarrolle cada vez de una manera más técnica y sostenible, aprovechando y valorando los conocimientos propios y mejorando los medios de vida locales".

Los ahbitantes de la comunidad serán parte fundamental del proyecto Foto: FCDS

Dijo además, que para el cumplimiento de este objetivo, el proyecto de FCDS, buscará promover la acción conjunta y coordinada entre las instituciones del sector público, la sociedad civil y el sector privado, de manera que se pueda avanzar hacia un desarrollo rural compatible con la conservación para estas zonas del país.

Rodrigo Botero, director de la Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible, entre tanto, indicó que “este proyecto es una oportunidad para aportar a la construcción de país brindando alternativas económicas sostenibles que aporten a la gobernanza en territorios que han estado históricamente inmersos en las dinámicas del conflicto. Buscamos generar modelos de manejo territorial incluyentes y de largo plazo que combinen saberes tradicionales y tecnologías de punta, comercio justo, a partir de modelos extractivos de bajo impacto y buenas prácticas ambientales”.