En ciudades del sur de Florida como Miami, los récords de altas temperaturas se superan día tras día. El termómetro ha subido a niveles que históricamente corresponden al verano, lo que ha llevado a que este abril sea de momento el más caluroso desde que hay registros, con temperaturas de más de 36° (y sensación térmica mucho mayor).

No es que temperaturas así sean las más elevadas que se hayan visto en la ciudad, pero los expertos expresan su desconcierto por el hecho de que hayan llegado tan temprano en el año. La situación no es muy diferente en Cuba, donde se han registrado temperaturas cercanas a los 40°C, lo cual nunca se había dado en un mes de abril.

La calle frente al Capitolio en La Habana
En Cuba se registró un nuevo record nacional de alta temperatura, 39,7°C este abril. Foto: EPA

Además, en la isla, la escasez de combustible ha hecho que las centrales eléctricas no puedan cubrir la demanda impulsada por el calor y el uso de ventiladores o aire acondicionado.

A su vez, en el norte de la península de Yucatán, México, el calor supera los 40°C en los últimos días, parte de una onda de calor que se expande al norte del Caribe, en un triángulo entre México, Estados Unidos y Cuba.

Le recomendamos: El mundo enfrenta la mayor contaminación del aire en 3 millones de años

Expertos explican que entre los varios factores, uno tiene potencial de desencadenar desastres naturales con la llegada de la temporada de ciclones: el agua demasiado cálida del Golfo de México.

Un día tras otro

Florida, y en particular el sur de la península, es uno de los paraísos tropicales de Estados Unidos, donde los inviernos en el centro y norte del país suelen ser duros. Pero lo visto en abril va más allá del tiempo cálido que se espera con la llegada de la primavera. Récord de calor para este día en West Palm Beach y Fort Lauderdale, mientras que en Miami la máxima de 97°F es la más elevada en la historia para el mes de abril.

En Miami el récord de alta temperatura para un abril de 35°C (95°F) el día 10 superó el del día anterior de 34,4°C (94°), que a su vez superó el de la víspera de 33,8°C (93°).

La ciudad llegó a una nueva marca el pasado día 20 (36,1°C, o 97°F). Y este año ha superado 14 veces la temida barrera de los 90°F, diez de esas ocasiones este mes de abril.

Cruzando el estrecho de la Florida, en Cuba la ola de calor ha disparado los termómetros hasta temperaturas nunca vistas en la isla en el mes de abril, incluso superiores a las de Miami.

Una pareja frente al solEl tiempo ha estado seco y despejado en la región entre Florida y Cuba. Foto: Getty Images

El día 12 se registró un nuevo récord nacional de temperatura máxima de 39,7°C. En La Habana los Los ventiladores y aires acondicionados trabajan a todo gas, lo que ha generado apagones por la falta de capacidad de las centrales eléctricas.

Y en el estado mexicano de Yucatán, en la ciudad de Mérida,el termómetro ha marcado 15 días con temperaturas superiores a 40°C este abril, con un máximo de 42°C los días 10 y 11. Aunque ahí no se han superado los records previos, lo normal es que en los primeros 18 días las temperaturas ronden los 35°C, según el Servicio Meteorológico Nacional.

¿A qué se debe la ola de calor?

Un conjunto de factores se ha conjugado para crear estas condiciones en la región que comparten los estrechos de Florida y Yucatán y el noroeste de Cuba.

La alta presión, dice a BBC Mundo el meteorólogo Robert Molleda, del Servicio Meteorológico Nacional de EE.UU., es la razón principal de esta ola de calor, pues ha sido "más fuerte de lo normal en los niveles superiores de la atmósfera".

Radar de la radiación saliente de onda
La radiación saliente de onda es "anormal" en la región del estrecho de Florida, lo que genera días más soleados. Foto: NOAA

Esto ha impedido que los frentes fríos se desplacen desde el norte hacia el sur de Florida y más allá. Las temperaturas más altas de lo normal se han registrado "debido a la relativa falta de aire suave que estos frentes tienden a traer".

Le sugerimos: Deshielo de los polos será inminente en este siglo

A esto se suma el aire seco que prevalece en la región, el cual elimina la humedad, lo que ahuyenta las lluvias que pueden refrescar el ambiente. A su vez, el investigador Brian McNoldy, de la escuela de Ciencias Marinas y Atmosféricas de la Universidad de Miami, apunta hacia un factor adicional: la temperatura en las aguas del Golfo de México.

Los radares han detectado en las aguas al oeste del Golfo de México zonas con temperaturas de entre 26°C y 30°C, lo cual es un caso extremo para los niveles normales.

Gráfica de la temperatura superficialFocos de temperaturas elevadas en la superficie del agua son más visibles en el Golfo de México que en otras partes. Foto: NOAA

"Estas responden a otros factores similares a la temperatura de la tierra, por lo que no sorprende que también estén muy por encima del promedio en el Golfo de México y en el Atlántico occidental", dice McNoldy.

"Pero cuando nos enfocamos en los registros de temperatura de la tierra, las aguas anormalmente cálidas ayudan a mantener las temperaturas más cálidas durante la noche, lo que también contribuye al calentamiento diurno". Es por ello que las noches han sido muy calurosas en las localidades costeras de la región.

¿Qué riesgos implica?

Los expertos advierten que una consecuencia natural de las altas temperaturas en los mares y océanos es el fortalecimiento de las tormentas y ciclones tropicales.

Para la temporada de huracanes, Estados Unidos, Cuba y la región del Golfo de México podrían ver temporales mucho más intensos por la evaporación de agua oceánica generada por las altas temperaturas.

"El cambio climático trabaja como una serie de fichas de dominó que caen, lo que a veces conduce a eventos horribles", alerta el meteorólogo Guy Walton en diálogo con BBC Mundo. El experto señala que el récord de Miami de 36,1° se acercó a la temperatura que se siente en verano, lo que hace temer que la llegada de ciclones tropicales sea intensa.

"Sin la acción del gradiente de presión del viento (aceleración provocada por las diferencias de presión) sobre el Golfo y el Caribe durante el verano y el otoño, podríamos ver otro desastre, como el de (los huracanes) Michael, Dorian o María, que golpee a Estados Unidos en la cima de la pandemia de covid-19", advierte.