Luego de varios meses de discusión, el Concejo de Bogotá le dio vía libre al proyecto que declara la emergencia climática en la ciudad, iniciativa que cuenta con el respaldo de la Administración Distrital y que busca hacerle frente a las problemáticas que en esta materia afronta la capital. 

El objetivo es reducir la vulnerabilidad de la población y de los ecosistemas frente a la crisis climática, fortalecer las capacidades para lograr la reducción de gases de efecto invernadero y avanzar en la transición hacia energías renovables, entre otros.

Le recomendamos: Greenpeace pide declarar la emergencia climática en Bogotá

Con 34 votos a favor fue aprobado este proyecto, luego de que los concejales reconocieran esta emergencia como un asunto prioritario de gestión pública. A través de la iniciativa se definen los lineamientos para la adaptación, mitigación y resiliencia frente al cambio climático. 

La autora del proyecto Susana Muhamad celebró la decisión, pues considera que no hay más tiempo y "es hora de transformar la forma de relacionarnos con el planeta, ya que la vida como la conocemos esta en juego".


El también concejal, Julián Rodríguez Sastoque, celebró la aprobación del acuerdo y lo consideró como "un hecho histórico".

La secretaria de Ambiente de Bogotá, Carolina Urrutia, agradeció a la autora y ponentes del proyecto por el trabajo conjunto con la Administración Distrital. "Sin duda, impone tareas, actividades y obligaciones con una vara muy alta, pero nos dejará en una posición mucho más fuerte y robusta para enfrentar este enorme reto de toda la humanidad”.

"Este es un hito para América Latina y nuestro país. Declarar la emergencia climática, no solo de manera discursiva, sino también acordando e imponiéndonos, a todos los actores de la ciudad medidas estrictas, rigurosas y bien planeadas para enfrentar la crisis de la emergencia climática es vital”, indicó Urrutia. 

El proyecto de acuerdo, que consta de 11 artículos, contempla, entre otros temas, 10 mandatos para la Administración Distrital, cada uno de los cuales tiene estrategias y acciones para su materialización. 

Los 10 mandatos son los siguientes: Ordenamiento territorial alrededor del agua y los socioecosistemas, protección de la Estructura Ecológica Principal, Bogotá promueve la Soberanía y Seguridad alimentaria, transición energética y reducción de gases efecto invernadero, prevención y atención por riesgos en salud en cambio climático, gestión integral de residuos con inclusión social para la crisis
climática, economía solidaria, resiliencia y trabajo decente, educación y participación para una nueva ética ambiental, innovación cientifica y democratización del conocimiento y ecourbanismo y construcción sostenible.

Ante la aprobación en el Concejo de la declaratoria de la emergencia climática, Greenpeace celebró la oportunidad de que Bogotá pueda convertirse en una ciudad pionera en la región en materia climática y espera que la alcaldesa ratifique el proyecto.

Para la organización ambientalista, reconocer esta emergencia implica trabajar en estrategias reales, vinculantes y con el presupuesto necesario para asegurar el bienestar de sus ciudadanos, la salud y la protección del medioambiente.   

Según Greenpeace, Bogotá puede reiniciarse y ser una ciudad pionera para Latinoamérica en materia climática. "Celebramos la declaratoria del Concejo de Bogotá y esperamos que la Alcaldesa ratifique el proyecto. Los próximos diez años deben centrarse en el compromiso de reducir las emisiones de gases efecto invernadero, tanto por el beneficio de sus ciudadanos, como por el bienestar ambiental", indicaron. 

"La mitigación ante esta emergencia necesita además, presupuestos concretos de  proyectos centrados en la implementación y acceso a más áreas verdes, a una movilidad sustentable con objetivos claros hacia la disminución de emisiones de contaminación provenientes de los carros y camiones, así como a una soberanía alimentaria de proyectos agrícolas que disminuyan la huella ambiental”, declaró Tatiana Cespedes, miembro de Greenpeace Colombia. 

Medidas en una misma dirección

Esta medida se suma a la adoptada por la Administración Distrital el pasado 29 de febrero cuando, desde el páramo de Sumapaz, la alcaldesa Claudia López y los gobernadores de cinco departamentos de la RAPE, declararon la Crisis Climática en Bogotá y la Región. Estas decisiones están encaminadas a que los ciudadanos e instituciones trabajen articuladamente en la creación de estrategias que permitan disminuir los efectos negativos de la emergencia climática.

Proteger el recurso hídrico, conservar la biodiversidad, disminuir las altas concentraciones de dióxido de carbono, cambiar hábitos, calles libres de combustibles fósiles y transformar la forma de producir y consumir, son algunas de las acciones que se deben implementar para garantizar el bienestar humano, especialmente el de las poblaciones que son más vulnerables ante la crisis climática.

“Disminuir el 50% de los gases efecto invernadero para 2030 y convertirse en carbono neutral para 2050 son unos de los retos adquiridos en el Acuerdo que ya estaban establecidos en el Plan de Acción Climática de la ciudad, pero que ahora tienen un nivel de atención política adicional que no permitirá cambios con nuevas Administraciones”, resaltó la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia.