Un grupo interdisciplinario del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Manizales y el Servicio Geológico Colombiano viene realizando un monitoreo constante al volcán Nevado del Ruiz. 

El registro de 560 sismos en las inmediaciones del Cráter Arenas entre la madrugada y las 12:30 del mediodía del domingo 20 de enero, encendieron las alarmas. Aunque la mayoría de los movimientos telúricos fueron de baja intensidad, se presentó uno de 2,4 grados, con una profundidad de entre cuatro y cinco kilómetros, que motivaron a las autoridades a adoptar medidas de precaución y continuar con el nivel de alerta en amarillo. 

Le puede interesar: Tsunami en Indonesia: cómo un volcán puede generar una ola mortal

"Esto demuestra la continuación en el proceso de inestabilidad que se vive en el complejo desde diciembre, especialmente en el área suroeste", indicó María Luisa Monsalve, directora del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Manizales, quien aseveró que estos movimientos hacen parte de los parámetros normales para un volcán activo. 

"Entre el domingo y el lunes los sismos han disminuido. Desde la tarde del 20 de enero hasta ahora se han registrado alrededor de 200 de baja magnitud", comentó. 

Le sugerimos: En video: Las impresionantes imágenes del volcán que hizo erupción en Hawái

Las Unidades de Gestión del Riesgo de Caldas y Tolima recomiendan a las comunidades que hacen parte del área de influencia del volcán estar atentas a cualquier eventualidad e informarse únicamente con los canales oficiales de comunicación para evitar la propagación de noticias falsas que pueden llegar a generar pánico.

El volcán sigue emitiendo a la atmósfera vapor de agua y gases como dióxido de azufre. Así se logró apreciar con las cámaras que fueron instaladas en el área del nevado.