Un perezoso adulto fue encontrado por varios habitantes de la zona rural de San Francisco de Sales, municipio del departamento de Cundinamarca, cerca a una quebrada.  

El mamífero no podía moverse. Estaba herido y con algunas lesiones en su cuerpo. Por esa razón, uno de los campesinos decidió recogerlo y llevarlo en su carro hasta Bogotá, para entregárselo a la Secretaría Distrital de Ambiente (SDA).

Le puede interesar: ¿Por qué los osos perezosos se mueven tan despacio?

Luego de evaluarlo, profesionales de la entidad evidenciaron que presenta una posible fractura de su miembro superior, tal vez producto de un golpe al caer de un árbol. Además, el perezoso cuenta con varias lesiones en el miembro superior izquierdo, como la amputación de las garras y exposición de falanges. Asimismo, la SDA observó una exhibición ósea de falanges en ambas extremidades inferiores con muerte de tejido. 

El perezoso de dos dedos es uno de los animales más atropellados en las vías de Cundinamarca. Foto: SDA.

El animal fue trasladado al Centro de Recepción de Fauna Silvestre, donde profesionales del Instituto de Protección y Bienestar Animal realizarán nuevas valoraciones para determinar los procesos de recuperación y rehabilitación. 

En estos días de aislamiento hemos encontrado varios casos desafortunados en los que las personas abandonan animales silvestres. Siempre va a ser una pésima idea tratar de tener un animal silvestre como mascota, ya que ellos deben permanecer libres. Hacemos un llamado para que la ciudadanía que tenga a estos animales nos los entregue de manera voluntaria para encargarnos de su cuidado. No los abandonen”, dijo la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia.

Personal de la SDA y el Instituto de Protección Animal se encargarán de la recuperación del perezoso. Foto: SDA.

En lo corrido de este año, la SDA ha recuperado más de 1.600 animales silvestres, entre aves, mamíferos y reptiles. La mayoría de estos especímenes ha sido incautado y recuperado en operativos y visitas de control y seguimiento en Bogotá. “Algunos fueron entregados en las oficinas de enlace de las terminales de transporte de la ciudad”, anotó Urrutia.

Le puede interesar: Siembran más de 800 árboles nativos en Zipacón para proteger al perezoso

La tenencia, extracción y venta de animales silvestres acarrea multas de hasta 3.600 millones de pesos, según lo establecido en el proceso sancionatorio ambiental de la Ley 1333 de 2009.

La SDA recalca que si algún ciudadano llega a observar algún animal silvestre en la ciudad que se encuentre bajo algún riesgo o amenaza, debe comunicarse de inmediato a los teléfonos 3188277733, 3183651787, 3187125560 o 3174276828. 

Un equipo de biólogos, veterinarios y zootecnistas de la entidad está siempre disponible para atender cualquier emergencia relacionada con la fauna de la ciudad.

Amenazado por las carreteras

El perezoso de dos dedos habita en áreas boscosas de tierras bajas y valles interandinos con alturas de hasta 1.500 metros sobre el nivel del mar. En Cundinamarca, la CAR ha registrado su presencia en 47 municipios, que hacen parte de las cuencas hidrográficas de los ríos Seco, Magdalena, Sumapaz y Bogotá. 

Aunque la especie está catalogada en la categoría de preocupación menor, se ve amenazada por la pérdida del bosque y el tráfico ilegal de fauna. Sin embargo, su mayor verdugo son los corredores viales, que han causado una fragmentación del paisaje. Muchos perezosos mueren atropellados en las carreteras mientras buscan zonas boscosas. Los perros ferales o domésticos también los atacan.

“En la noche, que es cuando está despierto, baja de los árboles y atraviesa las vías cercanas para alimentarse. Por el exceso de velocidad y la falta de conocimiento de los conductores, muchos son atropellados, ya que se quedan quietos en medio del cemento”, dijo la CAR.

Este perezoso es un mamífero con pelaje largo de color marrón y blanco, nariz protuberante y extremidades superiores del doble de tamaño de las inferiores. Alcanza a vivir hasta tres décadas, dan una cría al año y en edad adulta mide cerca de 72 centímetros de largo y pesa nueve kilogramos.

“Es un mamífero nocturno y solitario, casi ciego, sordo, sin cola y que con el olfato busca los rebrotes de las hojas y frutas”, mencionó la Corporación.