Uno de los grandes placeres de los seres humanos es despertar con una taza de café. Solo en Estados Unidos, se calcula que cada día se sirven 450 millones. Sin embargo, en el futuro este gusto será más difícil y costoso de obtener debido a que el grano está en la lista de cultivos que podrían desaparecer si las temperaturas globales siguen aumentando. Así lo estableció un extenso estudio publicado en enero en la revista Science.

En la investigación, científicos de las universidades de Nottingham y Queen Mary hallaron que 60 % de las especies salvajes de café están en riesgo de extinción. El cambio climático transforma el mundo. En ese proceso en que aparecen sequías, incendios, olas de calor, inundaciones y otros eventos extremos del clima, no solo el café está en peligro, sino también 80.000 plantas.

Le puede interesar: El cambio climático en el Plan Nacional de Desarrollo

Numerosos estudios dan cuenta de este fenómeno. Uno elaborado por científicos de la Universidad de East Anglia señaló que las especies de zonas naturales muy ricas como Galápagos se extinguirían al final de siglo, aún si se cumple la meta de solo aumentar la temperatura global a dos grados centígrados. “Es una amenaza increíble y es importante que empecemos a hablar del tema para encontrar soluciones”, dice Elizabeth Shapiro-Garza, profesora de política ambiental en la Universidad de Duke.

Estas son algunas de los que están en riesgo y si desaparecen, la gente extrañaría mucho. 

Aguacate

Un estudio realizado por investigadores del Lawrence Livermore National Laboratory estableció que el 40 % de la producción de esta fruta disminuirá en los próximos 30 años debido a las sequías que son consecuencia del cambio climático

Manzanas

Estas plantas necesitan de ciertas temperaturas bajas para producir cosechas rentables, y se podrían afectar en la medida en que los inviernos son más calientes. Esto podría generar un cambio en el sabor y la consistencia de la fruta

Arroz

Según reportes de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el aumento del nivel del mar, los cambios en la distribución y el patrón de la lluvia están llevando a modificaciones en los terrenos donde hoy se cultiva este grano. Un estudio del Departamento de Estado de los Estados Unidos encontró que la tierra apta para este cultivo en el trópico disminuirá 50 % durante este siglo.

Fríjoles

Forman parte de la dieta de 400 millones de personas en el mundo, especialmente en países en vías de desarrollo, pero la producción de esta leguminosa podría disminuir en la medida en que el planeta se calienta. Un reporte del Centro Internacional de Agricultura Tropical (Ciat) mostró que el cultivo podría reducirse 25 % en condiciones de temperaturas más altas debido a que la planta es muy sensible al calor. Concretamente impacta la fertilidad y reduce las semillas, lo que lleva a menor producción y calidad de este alimento

Cacao

El mejor clima para la producción de esta planta, fuente del chocolate, es entre 100 y 250 metros sobre el nivel del mar. Según el Ciat, será necesario producir los cultivos en una altitud de 500 metros para que puedan darse en la calidad y cantidad de hoy. Si no hay esta migración, los productores de cacao verán en 2030 que sus cosechas disminuyen. De hecho, ya se habla de los cambios en la topografía de países como Ghana y Costa de Marfil, donde se produce la mayor cantidad de este grano. En 2050, los expertos prevén que el cacao sea muy diferente al que se produce hoy, y temen que esto impacte la producción de chocolate

Papas 

Este tubérculo ha salvado a la humanidad de varias hambrunas. Pero hoy son los humanos quienes deben salir a salvarlo de la extinción. En Perú, uno de los países con más variedades de este alimento, hay reportes de que los agricultores han tenido que mover sus cultivos a mayores altitudes para encontrar el clima propicio. Los expertos señalan que en 2040 no habrá dónde cultivar papas en Perú.

Cebada

La cerveza es la bebida alcohólica más consumida del planeta, pero podría pasar a ser la más escasa debido a que las altas temperaturas afectan su principal ingrediente: la cebada. Según un estudio hecho por investigadores de las universidades de California, en Irvine, y de Beijing, las cosechas de esta planta disminuyen debido a las sequías severas y las olas de calor en los valles de Canadá, Europa, Australia y Asia, sitios donde la cultivan.