En todo América hay siete tipos de mono araña, el negro (Ateles paniscus), el común (Ateles belzebuth), el peruano (Ateles chamek), el cara blanca (Ateles marginatus), el de cabeza negra (Ateles fusciceps), el de Geoffroy (Ateles geoffroyi) y el marrón o marimonda del magdalena (Ateles hybridus). El mono araña está en la lista de 25 primates en vía de extinción y lograr el nacimiento de uno de su especie en un ambiente controlado es un logro para la ciencia. Esto sucedió hace unos días en el Zoológico Santa Fe de Medellín donde nació uno marrón.

El mono araña morrón puede llegar a medir 60 centímetros, pesa entre 6 y 8 kilos, sus extremidades inferiores y superiores suelen ser del mismo tamaño. La cola, prensil, funciona como una mano extra con la que se agarran de las ramas de los árboles. Habita en la cuenca del río Magdalena donde se ha ido extinguiendo por la extensión de la frontera agrícola y ganadera, “además cuando los cazan, porque son muy amigables, los hombres masacran a toda la manada para quedarse con los monos más jóvenes”, dice Catalina Díaz, bióloga coordinadora de Flora y Fauna del Zoológico Santa Fe.

Según la experta, “para el Zológico el nacimiento de este animal nos indica que el bienestar y la estructura social son idóneas; entendemos que  están bien alimentados, que las interacciones sociales son sanas y tienen buen espacio para la reproducción. Biológicamente este animal es muy valioso porque quedan muy pocos monos araña marrones en el mundo debido a la destrucción del hábitat, porque las cuencas son sitios altamente intervenidos”.

Hasta el momento, en el Zoológico Santa Fe hay 20 monos araña marrones separados en dos grupos. El que nació hace unos días se encuentra en una manada de 13 donde ya es cuidado por su madre sin intervención humana. Aún se desconoce el sexo del primate.  

“El primate se ve perfectamente pegadito de la mamá, porque las crías nacen con la capacidad de agarrarse al cuerpo de la mamá, pues ella debe seguir funcionando como un mono normal, ella hace todas las actividades igual como si no tuviera una cría. La cría será dependiente muchos meses y aprenderá de la madre en contacto con los otros monos, la madre le enseña a alimentarse, cuáles frutos puede comer y cuáles no, le enseña jerarquía, le enseña cómo se maneja la cola prensil”.

En los últimos dos años este es el segundo mono araña marrón que nace en el Zoológico Santa Fe, donde tratan de recuperar una especie que podría desaparecer en la próxima década. En unas semanas el pequeño simio será la especie más visitada y preferida de los niños de Medellín.