Líderes ambientalistas y organizaciones sociales de carácter nacional, regional y local, tomaron la decisión de unirse a la jormada de paro con el fin de fijar posiciones y hacer sentir sus voces frente a la crisis climática actual y la depredación de los ecosistema: una problemática mundial a la cual Colombia no es ajena. 

Representantes de organizaciones como Greenpeace Colombia, el Movimiento Ambientalista Colombiano, Cumbres Blancas Colombia, Extinction Rebellion, Friday For Future y Juventud de la Tierra salieron a la calle con el fin de pedir acciones inmediatas por parte del gobierno para preservar la vida de los líderes que protegen la naturaleza y sus territorios. También piden por el medidas que permitan preservar los ecosistemas. 

"Queremos solicitarle al Gobierno que afronte de manera estructural el principal problema que tiene Colombia: la deforestación, el cual tiene en jaque la estabilidad ecológica del país", comentó Camilo Prieto, vocero del Movimiento Ambientalista Colombiano. 

Silvia Gómez, directora de Greenpeace Colombia, dijo que esta organización participa en esta jornada para seguir insitiéndole al Ministerio de Ambiente en la prohibición de los plásticos de un solo uso, entre otros temas, como el cuidado y preservación de los océanos.

Le recomendamos: Están haciendo fracking en Colombia

Para los representantes de las diferentes organizaciones, este momento político y social demanda unidad en defensa de la vida y por ello tomaron la decisión de parar su día a día para hacerle las siguientes exigencias al Gobierno. 

Los ambientalistas se reunieron frente al Ministerio de Ambiente. Foto: Camilo Prieto/Movimiento Ambientalista Colombiano

1. Detener el asesinato de lideres y lideresas sociales y ambientales: Los representantes de las diferentes organizaciones ambientales y sociales piden que se tomen acciones concretas para proteger a los líderes sociales y ambientales amenazados por alzar la voz en sus territorios defendiendo sus recursos naturales y su soberanía. "También exigimos justicia para los cientos que ya han sido asesinados", dicen.

2. Frenar la deforestación, proteger las selvas y la Amazonia: Consideran que transformar las selvas y bosques tendrá consecuencias nefastas en el clima de la región y del planeta. Hablan de que la meta de deforestación de este gobierno es de 548.000 hectáreas, un área que equivale aproximadamente a 15 veces la extensión urbana de Bogotá, acabando con la fauna y flora de la selva y desplazando a los pueblos y culturas indígenas, dándole paso a la ganadería extensiva y a cultivos de palma aceitera. 

3. Prohibir el fracking y sus proyectos piloto. Mientras el mundo avanza en prohibiciones y moratorias al fracking, los líderes ambientales indican que en Colombia el Gobierno incumple su promesa de campaña, promoviendo proyectos que contaminan el agua, poniendo en riesgo la biodiversidad, la vida y la salud de las comunidades, acelerando la crisis climática actual.

4. Prohibir el uso de glofosato: Pese a los daños comprobados que ha causado en otros lugares del mundo, en el territorio nacional se insiste en la aspersión aérea de cultivos de uso ilícito, afectando la salud de los campesinos y en contravía de los procesos de sustitución voluntaria contemplados en el Acuerdo de Paz.

5. Proteger los páramos y negar la licencia ambiental a Minesa en Santurbán: Dentro de los argumentos esgrimidos por los ambientalistas, se indica que Colombia posee la mitad de los complejos de páramos del mundo, indispensables para el abastecimiento de agua de cientos de comunidades. "Estos ecosistemas estratégicos deben protegerse de actividades de alto impacto, respetando las tradiciones de quienes ancestralmente los han habitado, y no afectarse con el desarrollo de proyectos de minería contaminante como el de Minesa en el Páramo de Santurbán, revocando además el nombramiento del Ministro de Hacienda como Ministro AdHoc para lo relacionado con ese proyecto", indicaron. 

Foto: Camilo Prieto/Movimiento Ambientalista Colombiano

6. Respetar la participación ciudadana y las consultas populares: Los ambientalistas y líderes sociales le exigen al Estado respetar la autonomía territorial y el derecho de las comunidades a participar e incidir en las decisiones que los afectan. Se refieren, principalmente, a las relacionadas con los proyectos extractivos que afectan el derecho colectivo al ambiente sano y transforman negativamente la vocación de los territorios. El estado debe garantizar la democracia participativa y las bases del estado social de derecho que reconocen la soberanía popular.

Le sugerimos: Por proteger el páramo fue asesinado líder ambiental y defensor de la Ruta del Cóndor

7. Proteger la biodiversidad y reformular la permisividad de su explotación: Consideran que al ser Colombia un país megadiverso y segundo más biodiverso del mundo ha desconocido esta condición en la formulación de políticas públicas. La priorización de los intereses empresariales e industriales, ha conllevado a la pérdida de ecosistemas, ruptura de la conectividad, saqueo de los océanos y mala gestión del riesgo. El alto riesgo de desaparición de especies, implica una reformulación en cuanto a licencias, compromiso y aplicación de marco legal, asumiendo la protección de la biodiversidad como nuestra verdadera riqueza.

8. Prohibir los plásticos de un solo uso: De acuerdo con los voceros, Colombia ocupa el primer lugar en contaminación por uso de plástico en el mar caribe. Si bien reconocen que la regulación actual prohíbe bolsas y pitillos de plástico, también señalan que se insiste en permitir el uso de vasos, platos, cubiertos, envases y empaques de plástico, y botellas PET que generan más contaminación y que son fácilmente reemplazables. "Exigimos que el gobierno asuma su responsabilidad continental y oceánica en este aspecto".

Los líderes ambientales y sociales se concentran a partir del medio día frente el Ministerio de Ambiente, en una jornada cultural que cuenta con la participación de diversos artistas, para luego desplazarse hacia la Plaza de Bolívar a sumarse a las actividades que se desarrollarán en esta zona de la capital.