No solo las abejas se encargan de polinizar. En Colombia existen otras 250 especies que también adelantan este proceso clave para la conservación de la diversidad biológica, el mantenimiento de la estructura y función de los ecosistemas, la producción de alimentos y la economía mundial. 

Pero pese al trascendental servicio ecosistémico que brindan, los polinizadores en Colombia aún no cuentan con una política pública que garantice su preservación. 

Le puede interesar: Abejas en Colombia, sin protección jurídica

Ante este panorama surgió la Iniciativa Colombiana de Polinizadores que tiene como finalidad fomentar y orientar la gestión y conservación de estos en el país, destacando la importancia de los diferentes grupos biológicos que prestan este servicio, es decir, abejas y otros insectos, aves y mamíferos.

Las mariposas es uno de los polinizadores que abundan en Colombia. Foto: Pixabay. 

"La Iniciativa se formula de manera coherente y sinérgica con la Iniciativa Internacional de Polinizadores establecida por el Convenio de las Naciones Unidas sobre Diversidad Biológica (CDB) y coordinada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)", indicó a través de un comunicado el Instituto Humboldt, entidad que junto al Ministerio de Ambiente y la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), impulsan esta inciativa. 

A partir de esta propuesta se espera la construcción de un plan de acción que defina las acciones de conservación y uso sostenible de estas especies, tanto en ecosistemas naturales como en paisajes transformados, de manera que se sustente el servicio de la polinización a escalas local, regional y nacional.

Le sugerimos: Las abejas, claves para garantizar la seguridad alimentaria

El instituto informó que para esta iniciativa se retomaron los avances nacionales que se han realizado en la materia, principalmente en lo relacionado con la propuesta de estrategia nacional de polinizadores, elaborada por el Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt en 2014, con el apoyo técnico y científico de la Universidad Nacional de Colombia y su Laboratorio de Abejas. 

"La presente iniciativa contiene los ejes temáticos y metas para el avance en el conocimiento, evaluación, monitoreo, valoración integral, manejo del servicio de la polinización, fortalecimiento de capacidades e inclusión en políticas públicas y procesos de toma de decisiones", afirmó el Instituto.  

Las moscas también contribuyen a la polinización de las plantas. Foto: Pixabay.  

Según el Sistema de Información sobre Biodiversidad (SiB Colombia) en el territorio continental e insular colombiano existen 251 especies de polinizadores de aves, mamíferos e insectos.

Los insectos, con 223 especies y 4.470 registros, ocupan el primer lugar. Las abejas, moscas, mariposas y escarabajos marcan la pauta en este grupo. Las aves, con 24 especies y 250.090 registros, se ubican en la segunda casilla. En ese ragno se destacan los pájaros cantores, colibríes y loros. Los mamíferos ocupan el tercer lugar, con 4 especies y 9.772 registros. En este grupo los murciélagos son los reyes.  

Entra tanto, las especies polinizadoras con mayores registros disponibles en el país son las aves. En este grupo sobresalen la tángara azuleja (56.904 registros), el azulejo de palmeras (38.200), el colibrí amazilia (22.824), el carpintero habado (22.369), el colibrí chillón (17.129), el sinsonte tropical (14.346), el colibrí coliazul (13.591), colibrí orejiazul (9.926), sangre de toro (8.249) y el colibrí jaspeado (8.195).

Puede leer: ¿A quién le importa la pérdida de las abejas?

En el diagnóstico de la Iniciativa Colombiana de Polinizadores se estableció que sin estas especies muchas de las plantas no podrían producir semillas ni reproducirse, y sin plantas para proveer polen, néctar y otras recompensas, muchas poblaciones animales disminuirían afectando el mantenimiento y conservación de otras especies.

El documento señaló, además, que en una estimación de 352.000 plantas con flores en comunidades de zonas estacionales, el 78% de las especies son polinizadas por animales, mientras que en comunidades tropicales, la cifra asciende al 94% y, globalmente el 85%, en promedio. 

Los escarabajos son otros de los insectos polinizadores más importantes. Foto: Pixabay. 

"Estas cifras demuestran que el servicio provisto por los polinizadores es esencial para los ecosistemas naturales y agrícolas, así como para el sostenimiento de muchos de los seres que habitan el planeta, incluyendo los humanos y, en general, de la vida en la tierra. La polinización depende en gran medida de la simbiosis de las especies, el polinizado y el polinizador, y frecuentemente es el resultado de la relación intrínseca entre planta y animal, ya que la reducción o pérdida de uno afecta la sobrevivencia de ambos. Solamente después de la polinización las plantas pueden producir semillas (frijol, maní, avellana, ajonjolí) y frutas (pepinos, bananas, aguacates, higos y cerezas) que, además de hojas (lechuga), flores (coliflor y brócoli), tallos (como la caña de azúcar) y raíces (boniatos, rábanos, zanahorias), son esenciales para la alimentación de humanos y animales. De tal manera que mantener la diversidad de plantas y polinizadores también significa mantener la diversidad de alimento de consumo humano, incluso la carne, puesto que el forraje, tal como el trébol y otras leguminosas también requiere de polinización para producir semillas", explicó el documento. 

Lea también: Glifosato: no solo mata la maleza, también a las abejas

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) la destrucción de hábitats y posterior extinción de especies específicas de plantas, se han convertido en las principales amenazas para los polinizadores. 

Así las cosas, el llamado es la proteger estas especies y por esa razón el lanzamiento de esta inciativa se adelantó el marco de la conmemoración del Día Mundial de la Biodiversidad.