Los incendios y constantes quemas en la Ciénaga Grande de Santa Marta no dan tregua. Ahora son los pueblos palafíticos los que se enfrentan a esta problemática, que se ha disparado por cuenta del confinamiento.

Dicen los pescadores y habitantes de la zona que la humareda se siente por todas partes al interior de este complejo de humedales, pues las conflagraciones se registran en diferentes puntos, generando un alto grado de afectación no solo a la flora y fauna de la región, sino a los pobladores que están respirando un aire completamente contaminado.

En lo corrido de este año se han registrado cientos de quemas en la Ciénaga Grande de Santa Marta. 

Amed Gutiérrez, residente de Nueva Venecia, líder ambiental y veedor ciudadano, manifestó que se está aprovechando la cuarentena y la ausencia de guardaparques para realizar quemas de manera indiscriminada, muchas de las cuales se salen de control, sin que ninguna autoridad del municipio de Sitio Nuevo, al cual corresponden los pueblos palafíticos de Nueva Venecia y Buenavista, tome acciones para evitarlo. 

Le recomendamos: El cambio climático golpea la Ciénaga Grande de Santa Marta

Explicó que son dos las razones principales por las cuales se realizan quemas en la región. Por un lado, están los campesinos que limpian las tierras para las próximas cosechas y, por otro, la gente inescrupulosa que se dedica a cazar animales como las tortugas icoteas y los chigüiros o ponches como se les conoce en esta región. También queman árboles para encontrar colmenas y poder sacar miel de abejas. 

"Yo nací en Nueva Venecia y nunca había visto un año de tantas quemas. No han cesado. La ausencia de los guardaparques que no pueden hacer los recorridos ha llevado a que no haya ningún tipo de control, pues ninguna autoridad policial se preocupa por el tema. Hoy es al lado de Nueva Venecia, hace unos días en Trojas de Cataca", dijo Gutiérrez, quien advirtió que además de la vegetación, se están afectando especies de fauna como tigrillos, babillas y venados. 

También se han registrado incendios en otros lugares de la región conocidos como Los Guayacanes, en donde según los pescadores las llamas llevan más de 10 días activas y en Los Rieles. 

La situación se torna muy compleja, pues se trata de lugares en lo que no hay atención en salud. Entre Nueva Venecia y Buenavista habitan cerca de 3.000 personas; la mayoría niños que hoy están respirando aire completamente contaminado, lo que se adiciona a las precarias condiciones de salubridad con las que tienen que convivir, de falta de agua potable, por ejemplo y de un completo olvido por parte de las autoridades estatales. 

Al respecto, la Corporación Autónoma Regional del Magdalena (Corpamag), dio a conocer a través de redes sociales, que el incendio se presenta en la Ciénaga Los Guayacanes. "La Corporación desde ayer se encuentra en contacto con bomberos de Sitio Nuevo, quienes desde primeras horas de la mañana de hoy están en la zona", informó la entidad en un tuit.

Le sugerimos: Incendios en la Ciénaga Grande ponen en riesgo los bosques de mangle

La bióloga y doctora en ecología, Sandra Vilardy, ha insistido en que lo que sucede es muy grave pues se están afectando importantes áreas de manglar a la vez que los pobladores se están viendo seriamente imactados por las grandes cantidades de humo. 

Y aunque los incendios son una dramática situación para los habitantes de la región, también les preocupan otras problemáticas como la inseguridad. Según Gutiérrez han comenzado a registrarse robos y microtráfico, lo que pone en riesgo la estabilidad de la población que durante años ha tenido una relativa tranquilidad, por lo que hace un llamado a las autoridades de policía para que se pongan al frente de esta situación que tiende a emporar. Otro tema que se suma a los males de estos corregimientos ubicados en todo el corazón de la Ciénaga.