Más o menos en un mes los micos, ratones, perros y aves que son utilizados para la realización de pruebas cosméticas en Colombia, podrían salvarse de esta cuestionada práctica que durante años ha generado que millones de animales sean sacrificados para este propósito. Esto gracias a que el proyecto que cursa en el Congreso y que pretende prohíbir las pruebas cosméticas y farmacológicas en estas especies, está solo a una sesión de convertirse en Ley, luego de haber sido aprobado en tercer debate en la Comisión Quinta del Senado. 

La iniciativa presentada por el Representante a la Cámara, Juan Carlos Losada, busca reglamentar en el país todo lo relacionado con la producción, investigación y comercialización de productos cosméticos, de aseo y absorbentes, prohibiendo el uso de animales en las pruebas para su elaboración y producción. De esta forma, las empresas deben diferenciarse haciendo uso de un sello de "No probado en animales", que no es otra cosa que decirle a los consumidores que este es un producto libre de crueldad animal.

Es de aclarar, que el proyecto no busca derogar lo que está prohibido ni crear restricciones a los investigadores farmacéuticos, así como a los laboratorios de investigación genética, bioquímica y otros campos, pues solo se refiere al uso de animales en las pruebas cosmetológicas, productos de aseo y absorbentes. Lo que pretende, además, es  que se genere apoyo a la investigación alternativa para evitar el uso de animales, abriendo un campo científico y tecnológico que claramente favorecerá al país frente a los retos mundiales sobre esta materia.

Lea también: La incansable lucha para salvar animales de la extinción

El congresista espera que a comienzos de octubre se esté dando el último debate en la plenaria del Senado, con el fin de que la iniciativa se convierta en Ley y las empresas comiencen a certificarse y a garantizar la no utilización de estos controles y prácticas animales, lo que les abrirá la posibilidad de competir con mayor facilidad en mercados extranjeros.

La norma le entrega facultades a la Superintendencia de Industria y Comercio para sancionar con mínimo 133 salarios legales vigentes, a las empresas que no se ajusten a la Ley.

La propuesta legislativa también busca prohibir la importación de productos para cuya elaboración se hayan desarrollado pruebas en animales. Aquí hay una especial atención en torno a algunos cosméticos provenientes de países como China, donde es usado el testeo animal con fines cosméticos. 

Estímulos empresariales 

El proyecto de ley también establece que el Gobierno Nacional generará estímulos, incentivos y facilidades a laboratorios e instituciones de investigación nacional, que desarrollen y apliquen modelos alternativos de testeo de cosméticos.

La iniciativa contempla que una vez se promulgue la ley, tanto las personas naturales y jurídicas que se dedican a la actividad económica de producción, comercialización e importación de cosméticos, tendrán cuatro años para que se familiaricen y se adecuen tanto administrativa, como técnica y operativamente, para la observancia de la misma.

Lea también: Estos son los proyectos ambientales que se debatirán en la nueva legislatura

El fin es que las pequeñas y medianas industrias tengan el tiempo suficiente para hacer su proceso de adaptación e implementar los testeos alternativos que ya las grandes compañías realizan y, de esta forma, no se enfrenten a impactos económicos negativos.

Jan Creamer presidente de Animal Defenders International (ADI), ha dicho que las investigaciones llevadas a cabo por esta entidad, han expuesto el terrible tormento sufrido por los animales en las pruebas cosméticas, incluidos los bastidores de conejos restringidos en las existencias. "Agradecemos a Congreso de Colombia por entenderlo y esperamos que ese apoyo se mantenga en Plenaria. Colombia se está convirtiendo en referente mundial en la protección de los animales".

Por su parte, Juan Carlos Castro, director de la Cámara de Cosméticos y Aseo de la Andi, manifestó como industria apoyan la prohibición de los testeos con animales y la redacción del texto del proyecto como está hasta este momento. En su concepto, de aprobarse así, Colombia se convertiría en el primer país de la región en validar una iniciativa con estas características, que están muy en línea con la reglamentación establecida en los países de la Unión Europea, lo que le brinda ventajas competitivas a las empresas del sector.