El 22 de febrero mientras un grupo de biólogos realizaba un trabajo de campo en la isla de Marajó (Belén, Brasil), en el río Amazonas, encontraron con sorpresa el gigantesco cuerpo de una ballena jorobada.  Estaba muerta. Había sido arrastrada por la corriente hasta los manglares. Una especie extraña en esta región del mundo y esta época del año. 

La ballena jorobada es un animal de agua salada. Aún no se tiene claro como llegó hasta el río Amazonas. Foto: Bicho D‘Água

Los miembros de Bicho D’Água, grupo que encontró al animal, dijeron que dieron con el cadáver del cetáceo tras seguir a un grupo de buitres que volaban en círculos sobre un parche de manglar. Así lo registraron en su cuenta de Facebook.

El animal, según los biólogos medía alrededor de unos ocho metros de largo, unos cuatro de ancho y pesaba cerca de 10 toneladas. Estaba atrapada entre los arbustos y las ramas del mangle.

Lea también:Ballenas, en la mira: amplían cuota de caza hasta 2023

En este momento del año, es verano en el hemisferio sur y las ballenas migran hacia allá. Buscan alimento cerca a la Antártida. Por lo menos a 6.400 kilómetros del lugar donde estaba este mamífero.

Renata Emin, presidenta de Bicho D’Água afirmó que creen que murió en otro lugar, flotaba y la marea la arrastró hasta esta parte del Amazonas. Sin embargo, ella misma se pregunta: “¿qué estaba haciendo en febrero una ballena jorobada en la costa norte de Brasil? Es inusual”.

Los científicos brasileños ya están haciendo los estudios para determinar las posibles causas de la muerte. Lo que sí concluyeron es que el mamífero no tenía la talla de un animal adulto. Lo que los hace creer que era un ballenato que se separó de su madre antes de morir.

Los científicos hicieron las pruebas necesarias para establecer las causas de la muerte. Foto: Bicho D‘Água

“Estamos recabando información, marcas distintivas en el cuerpo, a fin de descifrar si se quedó atrapada en una red o fue golpeada por un barco”, dijo, Emin al portal brasileño G1. Agregó que esperan tener un informe de la autopsia en aproximadamente diez días.

Le puede interesar: La tragedia de cientos de ballenas que mueren en las playas de Nueva Zelanda

Las ballenas jorobadas viajan grandes distancias cada año. Migran lentamente desde y hasta los polos para llevar a cabo sus ciclos vitales de reproducción y alimentación. Los últimos registros dicen que en la primera década del siglo XXI, más de 1.200 especies diferentes fueron encontradas en pleno Amazonas y, ahora, se ha encontrado una última y sorprendente.