Si no se aplican medidas de control coordinadas y de amplio alcance para reducir las poblaciones de langostas en los países del cuerno de África y sus alrededores, como Yemen, los posibles daños en la producción de cultivos y ganado podrían alcanzar pérdidas de hasta 8.500 millones de dólares.

Así lo reveló el Banco Mundial, razón por la cual aprobó un programa 500 millones de dólares para que los países de África y Oriente Medio luchen contra los enjambres de langostas que ponen en peligro la seguridad alimentaria y los medios de subsistencia de millones de personas.

El programa de respuesta de emergencia frente a la plaga de langostas brindará asistencia inmediata a los pequeños agricultores, pastores y hogares rurales pobres y vulnerables, con miras a que superen una de las peores invasiones de langostas registradas en las últimas décadas. 

Le puede interesar: Langostas amenazan con matar de hambre a 12 millones de personas

Según el directorio ejecutivo del Banco Mundial, esta estrategia también proporcionará apoyo inmediato a los hogares afectados por medio de instrumentos de protección social focalizados, como transferencias de efectivo. A su vez, la entidad invertirá en la recuperación a mediano plazo de los sistemas de producción agrícola y ganadera y de los medios de subsistencia rurales en los territorios más afectados.

Los primeros países que recibirán fondos durante la fase inicial del programa son Djibouti, Etiopía, Kenya y Uganda, con un paquete total de 160 millones de dólares.

23 países de África oriental, Oriente Medio y Asia meridional, se han visto afectados en mayo por la plaga de langostas. Foto: FAO.

Los enjambres de langostas representan una doble crisis para los países que también están luchando contra la covid-19. Esta situación de emergencia en el abastecimiento de alimentos, combinada con la pandemia y la paralización económica de los países avanzados, somete a un riesgo aún mayor a las personas más pobres y vulnerables del mundo”, dijo David Malpass, presidente del grupo Banco Mundial. 

De acuerdo con la oficina de coordinación de asuntos humanitarios de las Naciones Unidas, en África oriental ya hay 22,5 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria grave y 10,8 millones de desplazados por la fuerza.

“Aún si se contribuye a movilizar una respuesta rápida y se aplican medidas más eficaces para el control de la plaga, las pérdidas y los daños previstos se ubicarán en unos 2.500 millones de dólares. Por tal motivo, con este programa se financiarán medidas destinadas a proteger los medios de subsistencia de la población pobre y vulnerable que sufre el impacto de esta crisis”, dijo el Banco Mundial.

Las langostas intensifican la crisis económica desatada por el coronavirus. Foto: FAO.

Esta estrategia contra las langostas también permitirá entregar paquetes de semillas y otros insumos a los hogares afectados, para que restablezcan la producción agrícola y sus medios de vida lo más rápido posible. “Asimismo, se financiarán inversiones para consolidar los sistemas de vigilancia y alerta temprana, de modo que los países estén mejor preparados para enfrentar episodios futuros”, aseguró el Banco Mundial.

Crisis por las langostas

A comienzos de mayo de este año, los enjambres de langostas ya habían infestado 23 países de África oriental, Oriente Medio y Asia meridional, panorama que representa la mayor invasión de esta especie registrada en 70 años. 

Le puede interesar: Langostas del desierto acaban con el alimento de millones de personas

Las condiciones favorables para la reproducción de este insecto, que prevalecerán durante el mes de mayo, pueden dar como resultado una nueva tanda de enjambres a fines de junio y en julio, es decir, al comienzo de la temporada de cosecha”, anotó el Banco, Mundial.

Las langostas podrían incrementar su número entre junio y en julio, comienzo de la temporada de cosecha. Foto: FAO.

Por eso, el programa fue diseñado a partir de una sólida base técnica conformada por los procedimientos de manejo de la langosta del desierto creados por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

“La iniciativa aplicará un enfoque programático de varias etapas que permitirá preparar rápidamente proyectos similares en el futuro. El paquete de financiamiento flexible implica que el programa puede expandirse con rapidez hacia otros países, según el desplazamiento de los enjambres. Todos los territorios que reúnen las condiciones para recibir fondos pueden acceder al apoyo de este programa”, indicó el banco.

Djibouti contará con seis millones de dólares para fortalecer su marco regulatorio y capacidad institucional, para así establecer mecanismos de preparación de alerta temprana y de respuesta frente a futuros episodios de invasión de langostas.

La reciente plaga de langostas esenta la mayor invasión de esta especie en 70 años. Foto: FAO. 

Por su parte, Etiopía pondrá en marcha la ampliación de las medidas de vigilancia y control con un financiamiento de 63 millones de dólares, dinero que le permitirá entregar paquetes de semillas y fertilizantes a más de 150.000 agricultores.

En Kenya, el proyecto destinará 43 millones de dólares para financiar donaciones a 70.000 hogares de pastores y 20.000 de agricultores, y Uganda, con 48 millones de dólares, podrá aplicar medidas de vigilancia y control e iniciativas dirigidas a proteger y rehabilitar los medios de subsistencia.

“El Banco Mundial destinará hasta 160.000 millones de dólares en un plazo de 15 meses para apoyar a más de 100 países en la protección de los sectores pobres y vulnerables y respaldar a las empresas e impulsar la recuperación económica. Dicho monto incluye los 50.000 millones de dólares para luchar contra la plaga de langostas”, puntualizó la organización.