Cada tanto los rellenos sanitarios son noticia bien por deslizamientos, o porque las comunidades que viven en sus inmediaciones protestan, cansadas de los malos olores, la proliferación de insectos y roedores, o la contaminación del suelo y el agua.

También acaparan la atención, de cuando en cuando, porque sus operadores son objeto de sanciones por incumplir las normas. Sin embargo, resulta más preocupante que aún existan sitios donde se puedan arrojar las basuras sin dios ni ley.

Esta vez las alarmas se encendieron desde la Contraloría General de la República. Walfa Constanza Téllez, contralora delegada para el Medio Ambiente, reiteró hace un par de días la necesidad de viabilizar alternativas que permitan la protección de los recursos naturales renovables, a partir de una gestión eficiente y eficaz de los residuos sólidos.  

Le sugerimos: Jóvenes de Ciudad Bolívar hacen arte con reciclaje inspirados en Malpelo

"Hemos desarrollado varias auditorias en los años 2017, 2018 y 2019 a los rellenos sanitarios del país y a la política pública nacional de gestión de residuos sólidos. Lo que hemos evidenciado son fallas reiteradas en términos técnicos, ambientales, de planeación y de contingencia, lo que llama la atención en esta coyuntura de covid-19, donde tenemos rellenos sanitarios operando sin licencia ambiental, además no tenemos una cuantificación del estado real de los mismos, de su capacidad para poder recibir nuevos desechos de tipo tóxico-biológicos provenientes de la atención al coronavirus", sostuvo.  

Según la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, en Colombia existen 101 botaderos a cielo abierto y 15 celdas transitorias, sitios en los que no está autorizado disponer basuras, pero que siguen operando ante la falta de control y políticas públicas de manejo de las alcaldías, entidades que, de conformidad con la ley, son las responsables de asegurar que se preste de manera eficiente el servicio de aseo.

No obstante, es relevante tener en cuenta que la mayoría de estos botaderos ilegales se ubican en poblaciones en las que campean la pobreza, los bajos presupuestos y el olvido del Estado como, por ejemplo, Puerto Nariño, San José del Palmar, Acandí, Orito, Puerto Leguízamo, El Calvario, Río Viejo, La Macarena, Taraira, Zapayán, entre otros municipios.

Le recomendamos: Separar los residuos ayuda a evitar el contagio del coronavirus

Entre los departamentos de Putumayo, Chocó, Guanía, Nariño, Amazonas, Vaupés, Guaviare, Magdalena, Cesar, Bolívar, Santander, Boyacá, Antioquia, Tolima, Meta, La Guajira, Cauca, Sucre y Caquetá se distribuyen estos botaderos, de acuerdo con el más reciente ‘Informe nacional de disposición final de residuos sólidos’, correspondiente a 2018, el cual fue publicado en diciembre de 2019.

Bolívar, con 21 municipios; Chocó, con 18; Magdalena, con 14, y Nariño, con nueve, concentran la mayor parte de los botaderos a cielo abierto existentes en el país. Un problema que no solo impacta negativamente recursos como el agua, el aire y el suelo, la fauna y la flora, sino también se constituye en una bomba de tiempo para la salud pública.


Dieciocho rellenos sanitarios, en los que se deposita el 36 por ciento de todos los residuos del país, están en estado crítico, según el Ministerio de Vivienda. Foto: archivo / Semana. 

Por esa razón, para la Superservicios uno de los mayores retos a los que se enfrenta el país en materia de disposición final de los residuos sólidos es alcanzar el cierre definitivo de los sitios inadecuados y no autorizados, o apoyar su conversión a lugares técnica y ambientalmente apropiados, que garanticen la realización de la actividad con calidad.

Pero esta es solo una variable de un problema que viene desde hace décadas y en el que, aunque se ha avanzado en su solución, todavía restan muchos desafíos.

José Luis Acero, viceministro de Agua y Saneamiento Básico del Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio, aseguró que con los prestadores municipales y regionales (62), de clase oficial, privada o mixta, se cubrían en la actualidad 960 de los 1.204 municipios del país.

Lea también: El 78% de los hogares colombianos no recicla

“Acá (Colombia) se recolecta el 99 por ciento de los residuos que se generan y se dispone de manera adecuada el 98 por ciento. Somos un referente en la región por ser el número uno en América Latina que más disponemos del total de toneladas que producimos”, manifestó.

Pese a las negativas cifras, el funcionario sostuvo que Colombia se ha movido muy bien durante este siglo para contrarrestar el problema del manejo de residuos sólidos. Afirmó que en este momento solo cerca de 12 municipios tienen botaderos a cielo abierto significativos.

“Ese fue un tema crítico a principios de siglo, pero ya se ha ido superando. Lo que ha hecho el país en los últimos 20 años ha sido importante porque pasamos de tener más del 40 por ciento de municipios con botaderos a cielo abierto a unos cuantos, en focos muy pequeños, que esperamos solucionar durante este periodo de gobierno”, expresó.

Más palos en la rueda

El pronto vencimiento de la vida útil de varios de los 192 sitios autorizados para la disposición de residuos sólidos en el país (174 rellenos sanitarios, tres plantas de tratamiento y 15 celdas de contingencia) también preocupa.

De acuerdo con el informe, este año a 13 rellenos sanitarios, una planta de tratamiento y una celda de contingencia se les vence. Sin embargo, según el viceministro, la capacidad de estos lugares, en la mayoría de los casos, es ampliada, pues los operadores adelantan los trámites pertinentes para poder aumentar los volúmenes en el sitio y reducir las tasas de disposición de residuos.

Puede leer: Reciclaje: urge ampliar su implementación en Colombia

La vida útil de los sitios de disposición final es variable en el tiempo, teniendo en cuenta si entra más o menos basura de la proyectada, así como del manejo que se realice dentro, en lo relacionado con la compactación de los residuos”, indicaron desde la Superservicios.

Sobre el particular, Acero indicó que el Ministerio de Vivienda venía indagando para determinar cuáles eran los rellenos que técnicamente estaban más próximos a copar su capacidad.

192 sitios autorizados existen en Colombia para disponer los residuos sólidos, según la Superservicios.

Encontramos que 18 rellenos sanitarios están en estado crítico, cerca de cumplir su vida útil y a menos de tres años de que su licencia ambiental se venza. Estos reciben el 36 por ciento de todos los residuos del país. De ese paquete hacen parte Doña Juana, en Bogotá, al igual que los de Bucaramanga, Chiquinquirá, San Gil, Sogamoso, Riohacha, Buenaventura y Yopal, entre otros”, afirmó.

Aseguró que en estos casos se está trabajando de la mano con el operador para optimizarlos, a partir del uso de tecnología moderna para compactar, una mejor distribución de las basuras dentro de las celdas, la implementación de otras alternativas de aprovechamiento (plantas) y el acompañamiento en sus planes de expansión.

“Cuando hablamos de estado crítico no quiere decir que los municipios o el Estado no estén en la capacidad de manejar la situación o que un relleno se vaya a cerrar de un día para otro”, aclaró.

Le puede interesar: Crisis mundial por la basura: solo el 16% de los desechos son reciclados

Acero afirmó que al término de este cuatrienio aspiraban a reducir al 6 por ciento los rellenos que se encuentran en estado crítico.

“Nosotros tratamos de monitorear y acompañar a los operadores que no han podido tener un buen manejo del sitio, con el fin de reducir el impacto social y ambiental, y para que los rellenos puedan tener una vida útil más larga, ya que, técnicamente, no es posible ir cerrando rellenos, pues existen algunas clases de residuos que solo pueden ser desechados de esa manera. Además porque si eso pasara, también pegaría a las tarifas y, por ende, en el bolsillo de los usuarios”, dijo.


Varios rellenos del país no cumplen con las normas técnicas ni de planeación para operar. Foto: archivo /Semana.

Agregó que durante este mandato no se tienen contemplados construir más rellenos sanitarios, salvo en algunos casos muy puntuales en los que la ley se los exija, como podría ocurrir en Bucaramanga o Buenaventura.

Desde la Superservicios informaron que en los últimos diez años sancionaron a 82 empresas de servicios públicos por no cumplir a cabalidad con las normas de disposición final de residuos. Así mismo, que en los últimos cinco años habían recaudado más de 6.000 millones de pesos en multas, tras haber sancionado a 15 operadores.

Plantas y reciclaje, la apuesta

Colombia produce cerca de 12 millones de toneladas de basura al año, de las cuales recicla el 11 por ciento en promedio, según el Ministerio de Vivienda. Es decir, cerca de 1.300.000 toneladas.

La meta del actual Gobierno es llegar al 15 por ciento al término del cuatrienio. “Cuando empezamos este mandato la tasa de reciclaje estaba en cerca del 8 por ciento y entre el 7 de agosto de 2018 y el 31 de diciembre de 2019 logramos llegar al 11. El país se ha trazado el propósito, a 2030, de reciclar el 17 por ciento de la basura que produce de cara a dar cumplimiento a los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, explicó Acero.

Le sugerimos: Los 10 países que más y menos basura generan en América Latina (y cómo se sitúan a nivel mundial)

El funcionario sostuvo que el reto en las siguientes décadas es que los rellenos se vayan reduciendo a partir de una disminución de la cantidad de residuos que ingresan. Es consciente de que el país tiene un alto rezago en América Latina en esta materia, pero confía en que, con pedagogía, voluntad de las autoridades locales y la construcción de infraestructura, Colombia logre avanzar en ese camino.

“Los alcaldes y demás representantes de la comunidad son claves en este cambio cultural; ellos son los llamados a liderar y a enseñar con el ejemplo para que se amplíe el reciclaje en la fuente”, José Luis Acero, viceministro de Agua y Saneamiento Básico

Para el viceministro de Agua y Saneamiento Básico este tema debe ser liderado por los mandatarios locales al considerar que las dinámicas de cada municipio son distintas frente al consumo y dependen de sus costumbres.

“Los alcaldes y demás representantes de la comunidad son claves en este cambio cultural; ellos son los llamados a liderar y a enseñar con el ejemplo para que se amplíe el reciclaje en la fuente”, apuntó.

En el ámbito nacional, en este instante se encuentran registrados 506 prestadores de la actividad de aprovechamiento, de los cuales 442 son organizaciones de recicladores de oficio que se acogieron al régimen de progresividad. Además, existen esquemas de prestación de aprovechamiento activos en 165 municipios y 26 departamentos a nivel nacional, señaló la Superservicios.


En Colombia solo se recicla el 11 por ciento de las cerca de 12 millones de toneladas de basura que se producen al año. Foto: Juan Arredondo. 

Por otro lado, en el país, hasta 2018, se encontraban activas tres plantas de tratamiento de residuos sólidos y este año entró en operación una nueva en Ibagué (Tolima). En estas se procesan 11.000 de los 12 millones de toneladas que se producen en Colombia.

La meta del actual Gobierno es dejar en funcionamiento, como mínimo, 20 plantas en varias regiones del territorio nacional para ampliar las cadenas de reciclaje que, según Acero, están altamente concentradas en grandes ciudades como Bogotá.

“En Medellín quedará la planta de biogás más grande del país. Esta será ubicada en el relleno La Pradera. También está en proceso la construcción de una planta de generación de energía eléctrica con base en residuos de plástico en San Andrés”, mencionó Acero.

Le recomendamos: China le dejará de comprar la basura a Estados Unidos y a Europa  

Comenzar a construir infraestructura que permita un mayor aprovechamiento y la reducción de los residuos es fundamental para el viceministro, así como educar a las familias para que reciclen, pues solo así –considera– se llegará a una nueva cultura del reúso.

El manejo adecuado de las basuras es un tema en el que urge continuar avanzando en el país, pues de acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) de la ONU, el tratamiento de los residuos es uno de los procesos que más emisiones de gases efecto de invernadero produce en el mundo. Un problema al que no se le puede simplemente echar tierra.