Por supuestamente obstruir el desarrollo y el progreso, varios defensores ambientales del corregimiento de Campo Capote, en el municipio de Puerto Parra (Santander), denunciaron que vienen siendo amenazados desde el año pasado

Estos hechos, que fueron dados a conocer en su momento al procurador Provincial del Magdalena Medio, Jairo Prieto, comenzaron a suceder -según explican- tras exigir el cumplimiento del Plan de Manejo Ambiental y de la licencia ambiental a una empresa petrolera que adelanta sus operaciones en la zona. 

Le sugerimos: Defensores ambientales, entre la presión y el silencio

"Estos planes establecían, por ejemplo, la construcción de una carretera de acceso al pozo, un carreteable que no se construyó, razón por la cual la maquinaria y los equipos transitan por la vía terciaria del corregimiento, por lo que la comunidad manifiesta que han sido vulnerados sus derechos sociales, labores y ambientales con la presencia de ese proyecto exploratorio", indicaron.  

Hasta ahora todo había permanecido en calma, hasta la noche de martes 22 de septiembre y el amanecer del 23. En una de las tiendas del corregimiento apareció un pasquín en donde, al parecer, el Bloque Magdalena Medio de las Águilas Negras hacía una serie de señalamientos y advertencias. Declararon, por ejemplo, “objetivo militar” a los "guerrilleros agazapados, disfrazados de líderes de izquierda, que vengan a poner trabas al desarrollo de esta región”.

En la misiva les dieron un término de 24 horas para abandonar el corregimiento o, de lo contrario, serían "dados de baja por nuestras unidades que van a estar patrullando el poblado", indicaban. 

Les recomendamos: Colombia, el país donde más asesinan defensores ambientales

Este amedrentamiento se produjo horas antes de una reunión que se tenía prevista realizar en Campo Capote el 24 de septiembre para adelantar la constitución de una asociación que tiene como propósito llevar a cabo una serie de acciones sociales en beneficio comunitario y en pro de impulsar a los pobladores de este corregimiento santandereano. 

Finalmente, pese al temor, la actividad se desarrolló. Se trató de un ejercicio público, al que acudieron masivamente los pobladores y representantes del Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema Agroalimentario (SINALTRAINAL), así como de la organización de la Corporación Regional Yariguíes -Grupo de Estudios Extractivos y Ambientales del Magdalena Medio (CRY-GEAM). 


Este fue el panfleto que fue dejado en el corregimiento de Campo Capote, en el municipio de Puerto Parra (Santander). Foto: archivo particular. 

No obstante, los líderes ambientales hicieron un llamado a la Fiscalía General de Nación y a las autoridades de Santander y el Magdalena Medio, a investigar esta situación y a proteger la vida e integridad de las personas y comunidades que no están de acuerdo con la profundización de la extracción de gas y petróleo

A la petición se unieron organizaciones como la Alianza Colombia Libre de Fracking, CRY-GEAM y SINALTRAINAL. Recordaron que Colombia es el país donde más asesinan líderes ambientales en el mundo, según el último reporte entregado por oenegé británica Global Witness, que reveló que de 212 ecologistas asesinados en 2019, 64 víctimas se reportaron en el país. 

Buenas a todas y todos, compartimos el siguiente comunicado desde la CRY-GEAM y SINALTRAINAL, advirtiendo de la...

Publicado por CRY - GEAM en Miércoles, 30 de septiembre de 2020

Ecopetrol rechazó las amenazas

Frente a estos hechos, Ecopetrol, empresa que hace presencia en la zona con el proyecto Nafta 1, rechazó, a través de un comunicado de prensa, las amenazas realizadas en las últimas horas por desconocidos a personas de la comunidad de Puerto Parra.  

"La empresa tuvo conocimiento de la situación por información suministrada a través de un líder ambiental de la región, por lo que informó a las autoridades, tales como la Defensoría del Pueblo, la Fiscalía Regional, la Unidad de Protección del Ministerio del Interior y la Secretaria de Gobierno de la Alcaldía Municipal, con el fin de que se realice una investigación que permita esclarecer los hechos, al tiempo que proteger la vida e integridad de las comunidades de esa localidad", sostuvo la compañía.  

Recalcaron, además, que para Ecopetrol el respeto por los derechos humanos es un principio fundamental y en ese sentido propende por promover el respeto, la sana convivencia, el derecho a la reunión y a la libertad de expresión

Frente al cumplimiento del Plan de Manejo Ambiental y de la licencia ambiental, la compañía sostuvo que ha venido cumpliendo paulatinamente con lo que este contempla y que realizarán a cabalidad con las obras allí estipuladas.