En la vía que comunica a Cúcuta con Ocaña, a la altura del municipio de Ábrego, el volcamiento de una mula tiñó de negro la quebrada Paramillo, que desemboca sus aguas en el río Tarra, uno de los cuerpos de agua más importantes del departamento de Norte de Santander.

Ante el accidente, funcionarios de la Corporación Autónoma Regional de la Frontera Nororiental (Corponor) llegaron al sitio para evaluar y verificar las afectaciones ambientales presentadas y poner en marcha el respectivo plan de contingencia.

El volcamiento de una mula afectó una quebrada en el municipio de Ábrego. Fotos: Corponor. 

En compañía de personal de la Alcaldía de Ábrego y el Consejo Municipal de Gestión del Riesgo, la autoridad ambiental instaló varias barreras en la quebrada para evitar que el crudo siguiera su curso por el afluente hasta llegar al río Tarra.

Le puede interesar: Tras 10 años, el mundo recuerda el derrame de 750 millones de litros de crudo al mar del golfo de México

Estamos en proceso de investigación para establecer los daños ambientales presentados en la quebrada. Hacemos presencia en el sector El Tarrita, lugar donde ocurrió el derrame de crudo, para salvaguardar el recurso hídrico del río El Tarra y verificar la activación de la contingencia”, dijo Corponor.

El crudo no llegó al río Tarra, uno de los cuerpos de agua más importantes de Norte de Santander. Fotos: Corponor.

Las barreras también fueron instaladas en la desembocadura de la quebrada Paramillo en el río Tarra. El Alcalde de Ábrego ,Juan Carlos Jácome, el Consejo Municipal de Gestión del Riesgo y Corponor continuarán evaluando la zona e investigan qué ocurrió con la mula que ocasionó el derrame de crudo.