En el municipio de Icononzo, Tolima, el presidente Iván Duque les solicitó a los magistrados de la Corte Constitucional que le permitieran al gobierno "utilizar todas las herramientas" para poder reducir la tasa de cultivos ilícitos en el país.   

Según el mandatario, Colombia debe retomar las fumigaciones de narcocultivos -suspendidas por la justicia desde 2015- para evitar más víctimas por causa de las minas que están empleando los narcotráficantes para frenar su erradicación. 

Para el jefe de Estado también es indispensable tener "la posibilidad de utilizar todas las técnicas necesarias de aspersión con suficiente responsabilidad, pero no exponer a nuestros héroes a que sigan cayendo en campos minados del narcotráfico", dijo durante la conmemoración del Día Internacional para la Sensibilización contra las Minas Antipersonales. 

Le puede interesar: Los perros lo salvaron de morir por una mina antipersonal

Entre 2012 y 2018 hubo 49 víctimas mortales y 357 heridos por esa causa, según cifras oficiales. Solo el año pasado, 221 personas fueron víctimas de estos y otros artefactos explosivos, mientras que en 2017 la cifra fue de 76. En 2019 han muerto cuatro erradicadores de la fuerza pública y otros 13 han resultado heridos en áreas minadas con cultivos ilícitos.  

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), entre tanto, presentó el pasado 28 de marzo, un informe en el que señalaba que las minas antipersonal aumentaron casi  en un 300% en Colombia durante 2018, cifra que contradice lo informado por el gobierno que asevera que con los 75 municipios declarados este jueves libres de sospecha de minas antipersona, ya son 346 las poblaciones libres de un total de 693 afectadas. 

Le sugerimos: Ingenio colombiano al servicio del desminado

De otro lado, la ONG Landmine & Cluster Munition Monitor, determinó que Colombia es el país más afectado de América por minas antipersona. Según esa entidad 47% del territorio está sembrado con ese tipo de explosivos. 

El acuerdo de paz de 2016, con la ya disuelta guerrilla FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, marxistas), transformada en partido político, prevé labores coordinadas de desminado. Sin embargo, todavía están activos otros grupos armados que emplean este tipo de trampas explosivas. 

*Con información de AFP.