Este sábado se conmemorará el simbólico Día de la sobrecapacidad, fecha que da cuenta de cómo la humanidad agotó todos los recursos que la Tierra es capaz de regenerar en un año, pese a que aún restan más de cuatro meses para que finalice el 2020. 

Global Footprint Network, la ONG estadounidense que se encarga desde 2003 de adelantar estos cálculos, señaló que aunque el registro este año se extendió tres semanas más, en comparación con 2019, no hay motivos para alegrarse. 

Le sugerimos: El mapa que muestra los países de América Latina y el mundo que consumen más recursos naturales

La organización indicó que el freno en la actividad económica e industrial provocada por la crisis del coronavirus contribuyó a que los recursos naturales perduraran por un poco más de tiempo. 

Con el Overshoot Day, esta ONG busca ilustrar cómo la población mundial, en expansión, consume cada vez más rápido en un planeta limitado. Razón por la cual, este año harían falta 1,6 planetas Tierra para satisfacer las necesidades de la humanidad de forma sostenible.


La pandemia del coronavirus permitió que los humanos acabaran con menos recursos naturales, según estudio. Foto: Getty Images.

La fecha se obtiene cruzando el impacto ecológico de las actividades humanas (las superficies terrestre y marítima necesarias para producir los recursos consumidos y absorber los residuos de la población) y la "biocapacidad" de la Tierra, es decir, de los ecosistemas para regenerarse y absorber los desechos producidos por el hombre, sobre todo mediante la captura de dióxido de carbono (CO2).  

La sobrecapacidad se produce cuando la presión humana supera las capacidades de regeneración de los ecosistemas, una fecha que se adelanta sin cese desde hace 50 años: 29 de diciembre en 1970, 4 de noviembre en 1980, 11 de octubre en 1990, 23 de septiembre en 2000 y 7 de agosto en 2010.

El año pasado se dio el 29 de julio. Así, el 22 de agosto de 2020 marca una insólita mejoría, pero atribuible solo a las consecuencias de la pandemia mundial, que paralizó a sectores enteros de la actividad humana.

Le recomendamos: Viviendo a crédito: ¿Qué países están ya sobregirados con la naturaleza?

"No hay ningún motivo de alegría, puesto que viene acompañado de sufrimiento, no se hizo a propósito, sino debido a una catástrofe", subrayó el jueves Mathis Wackernagel, presidente del Global Footprint Network, en un evento en línea, en el que también advirtió que los recursos planetarios son "como el dinero: se puede gastar un poco más de lo que se tiene, pero no de forma permanente".

La ciencia determinó hace años las consecuencias de vivir a crédito con el planeta: desde el cambio climático hasta la desaparición de especies y ecosistemas.

Caída inédita de las emisiones

Los últimos informes de los expertos de la ONU identifican claramente cuál debería ser el camino a seguir: reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, abandono de las energías fósiles, cambio drástico del modelo de producción agroalimentario...

Y es que para cumplir con las metas del Acuerdo de París de 2015 y mantener el calentamiento global bien por debajo de +2 ºC respecto a los niveles preindustriales, las emisiones deberían reducirse 7,6 por ciento anualmente, según la ONU.

Le puede interesar: Parques naturales libres de plástico, una tendencia en América Latina

Un estudio publicado este mes en la revista Nature Climate Change advirtió por su parte que la caída sin precedentes de las emisiones durante el confinamiento de buena parte de la población mundial - que podría ser de 8 por ciento según sus autores y de más de 10 por ciento, según Global Footprint -, no servirá de "nada" si no se da un cambio sistémico en materia de energía y alimentación.


Cambiar el modelo de generación de energía hacia alternativas más limpias, es una de las necesidades urgentes para poder reducir los niveles de consmo de los recursos naturales de La Tierra. Foto: Pixabay. 

Para insistir en ello, Global Footprint Network lanzó la campaña #movethedate (retrasar la fecha), asegurando, por ejemplo, que reducir 50 por ciento las emisiones de CO2 procedentes de la combustión de energías fósiles permitiría ganar más de 90 días.

Marco Lambertini, director general de WWF, asociado al evento de esta ONG desde 2007, confía en que después de la covid-19 y de las reflexiones que esta suscitó entorno a los modelos de sociedad, la humanidad sabrá "sacar las lecciones de lo que esta pandemia evidenció: la relación insostenible de derroche y destrucción que mantenemos con la naturaleza".

*Con información de AFP.