En 1993, luego de la muerte del narcotraficante Pablo Escobar, las autoridades no se percataron de que en los humedales de la hacienda Nápoles, ubicada en los municipios de Doradal y Puerto Triunfo, habitaban cuatro hipopótamos africanos adultos que hacían parte de la colección de su safari zoológico.

Estos imponentes animales herbívoros, que pueden alcanzar las cuatro toneladas de peso, quedaron a sus anchas y empezaron a reproducirse. Las manadas se fueron adueñando de los humedales cercanos al río Magdalena, con tal velocidad que hoy pueden existir más de 80 animales, un panorama que desencadena impactos negativos para la flora y fauna nativa colombiana, como manatíes, peces y nutrias.

Le puede interesar: En 10 años Colombia tendrá 150 hipopótamos

Un estudio de la revista PNAS (Proceedings of the National Academy of Sciences) liderado por la Universidad de Massachusetts Amherst, divulgado en un artículo del The New York Times, argumenta que los estilos de vida de los hipopótamos y otros animales exóticos introducidos, como camellos, antílopes y cerdos salvajes, podrían estar restaurando las funciones ecológicas de las especies perdidas durante la última glaciación.

Erick Lundgren, ecólogo de la Universidad Tecnológica de Sydney y autor principal del estudio, le dijo al The New York Times: “Descubrimos que, sorprendentemente, el mundo es más similar al pasado previo a la extinción cuando se incluyen especies introducidas”.

La cantidad de hipopótamos en el Magdalena medio tiene en aprietos a la fauna nativa, como manatíes y nutrias. Foto: Felipe Villegas.

Según el diario estadounidense, desde hace 100.000 años, durante el Pleistoceno tardío, una ola de extinciones se apoderó de grandes animales en el mundo: mamuts en Eurasia, caballos y perezosos gigantes en las Américas y marsupiales gigantes en Australia. “Los investigadores sospechan que la pérdida de esta megafauna puede haber dejado agujeros en las redes alimentarias y otros ciclos de los ecosistemas donde vivían, particularmente en lugares como América y Australia”.

Los autores del estudio pretendían probar que los herbívoros introducidos estaban recogiendo la holgura ecológica de sus homólogos extintos. “El equipo buscó en la literatura para crear una lista de especies de herbívoros vivos y extintos en los últimos 126.000 años. Los clasificaron por tamaño, anatomía y dieta, y compararon cómo se superponían los estilos de vida de los herbívoros introducidos y extintos en una región”, apunta el diario.

Le puede interesar: Buki, uno de los hipopótamos del Magdalena Medio, ahora vive en un zoológico

Según el medio de comunicación, el equipo esperaba encontrar que los ensamblajes de especies puramente nativas estarían más cerca de los ecosistemas del Pleistoceno. “Pero las mezclas de animales exóticos y nativos eran una pareja más cercana. Es de esperar que estas introducciones hubieran aumentado los cambios y amenazado a las especies nativas, pero parece que las criaturas restauran las capacidades ecológicas perdidas”. 


Hace dos años, un hipopótamo juvenil del Magdalena medio fue reubicado en el zoológico de Santa Cruz. Foto: Zoológico Santa Cruz.

En cuanto a los hipopótamos de Colombia, el diario resalta que cuando salen del agua por la noche para pastar en los prados, toman roles similares a las llamas gigantes extintas. “Sus defecaciones diurnas en las vías fluviales arrojan cantidades de nutrientes en los sistemas submarinos, al igual que un animal desaparecido como el rinoceronte”. 

El artículo puntualiza que el agotamiento de los depredadores y la fragmentación del paisaje han causado que algunos herbívoros introducidos se conviertan en un problema. "Pero el punto de nuestro trabajo es que esto probablemente no tiene nada que ver con los herbívoros mismos. La visión del mundo traerá algo de humildad y curiosidad cuando veamos estos organismos y la forma en que cambian el mundo".

Estudio polémico

Brigitte Baptiste, ambientalista y actual rectora de la Universidad EAN, le aseguró a SEMANA SOSTENIBLE que este estudio internacional ya fue destruído por biólogos expertos. “Mi opinión es que el estudio presenta una teoría que funcionaría pero sin humanos. Un ecosistema se ajusta a todo, pero con dos o tres millones de años. Ese ajuste presentado es letal para miles de especies colombianas. Si les damos dos millones de años, seguro sería positivo”.

Para Baptiste, los planteamientos del estudio liderado por la Universidad de Massachusetts Amherst, son totalmente teóricos y abstractos que, “dan pie a buscar la legitimidad en la introducción de especies invasoras con cualquier argumento. Tiene cero consideraciones a la realidad y retos de gestión ambiental en tiempos humanos. Esto es algo muy grave”.

Para Brigitte Baptiste, la única opción para controlar a los hipopótamos en Colombia es sacrificarlos. Foto: Archivo.

La ex directora del Instituto Humboldt siempre se ha mostrado radical frente al desbordado crecimiento del número de hipopótamos en el Magdalena Medio. Este año, prendió las alarmas al declarar que la única solución es sacrificarlos, ya que están compitiendo con otras especies nativas de la región que hoy en día estarían en riesgo.

"Los hipopótamos también están modificando los ecosistemas, compitiendo con la ecología de las especies y desplazando manatíes y nutrias. Estos animales no pueden seguir sueltos, principalmente por los efectos negativos a la fauna silvestre de Colombia”, aseguró la experta.

Le puede interesar: ¿Matarlos o cómo controlarlos?: El dilema con los hipopótamos rosados de Pablo Escobar

Sumado a esto, Baptiste denunció hace poco en sus redes sociales que algunos habitantes de Doradal y Puerto Triunfo, epicentros de los más de 80 hipopótamos que hoy en día habitan en el Magdalena medio, están vendiendo las crías.

“Han llevado varios hipopótamos a fincas privadas. Se los compran a los habitantes de Doradal pequeños, por precios entre los 5 y 10 millones de pesos. Allí los crían como mascotas. Esto me lo han escrito por medio de otras redes”.

“Los hipopótamos ya son una especie invasora", dijo la ambientalista. "Cumplen todos los requisitos establecidos en los protocolos para declararlos en esa categoría, tienen un potencial efecto letal para el ecosistema porque amenazan a la fauna silvestre y también a los humanos. No creo que nadie de la comunidad científica se oponga a la idea de que representan un problema ecológico grandísimo”.

150 hipopótamos en 10 años

Un análisis de un grupo de investigadores de la Pontificia Universidad Javeriana, Cornare y el Instituto Humboldt, arrojó que el número de hipopótamos en Colombia podría llegar a 150 en 10 años, aumentando su rango en los cuerpos de agua de Antioquia, Bolívar, Boyacá, Cundinamarca y Santander .

“A futuro serían zonas de muy alta probabilidad de invasión. El área de distribución actual de los hipopótamos en el país es de 1.915 kilómetros cuadrados. Sin embargo, por la favorabilidad que ofrece el hábitat nacional, la especie podría extenderse hasta los 13.587”, concluyeron los expertos.

El hipopótamo es una especie invasora procedente del continente africano. En Colombia no cuenta con predadores que controlen la población. Foto: Archivo.

Los resultados fueron obtenidos por medio de registros de campo, encuestas asociadas y análisis de condiciones climáticas y coberturas presentes, además de información proporcionada desde BioModelos y de la línea de gestión de vida silvestre del programa de gestión territorial y de la biodiversidad del Humboldt.

“La ocupación en zonas de humedales temporales y potencialmente inundables, caños y aguas poco profundas cercanas al río Magdalena, es una de las afectaciones que la expansión de estos animales generará en el medioambiente. A esto se suma la  reducción en el crecimiento de la vegetación natural, alteración del paisaje, contaminación del agua por sus heces y desplazamiento de manatíes y nutrias”.