En Colombia la naturaleza también es víctima de la violencia, las mafias y las personas inescrupulosas. 

En la vereda La Palma, ubicada en el municipio de Páez, en el oriente del Cauca, un habitante de la zona se encontró con un cuadro dantesco: una osa de anteojos adulta agonizando por varios impactos de bala. 

Le puede interesar: Día mundial para la protección del oso de anteojos: cuatro esfuerzos de conservación en Latinoamérica

El caso fue informado por la guardia indígena del resguardo de Cohetando, que trató de llevar al mamífero al casco urbano municipal para que recibiera atención. Lamentablemente, la osa no soportó y falleció.

Con la muerte de esta osa de anteojos, sus dos crías quedaron a la deriva en las montañas de Páez. Foto: @CaucanoCorazon.

Según la guardia, la osa recorría la zona con dos crías, pequeños que escaparon hacia las zonas boscosas. En el lugar, los indígenas vieron algunas personas con escopetas, razón por la cual investigan y ofrecen recompensa para dar con el paradero de los asesinos.

La Fiscalía General de la Nación y la Corporación Autónoma Regional del Cauca (CRC) también investigan lo ocurrido.

Único en Sudamérica

El oso de anteojos, también llamado ucumari, jucumari, achupallero o huagrero (Tremarctos ornatus), es la única especie de la familia de los úrsidos que habita en Sudamérica.

Le sugerimos: Entre 10 y 15 osos andinos han sido asesinados en los últimos tres años en Colombia

Aunque está catalogado como especie vulnerable por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), son cada vez más los casos de ataques y muertes en países como Colombia, Ecuador, Venezuela, Perú y Bolivia. La entidad considera que su población oscila entre los 2.500 y 10.000 individuos.

La pérdida de bosque y las balas de los seres humanos, tienen al oso de anteojos como una especie vulnerable. Foto: El Pato Salcedo (WCS-Colombia).

Su mayor enemigo es la deforestación. Al perder los bosques, el oso de anteojos queda sin hogar y se ve obligado a desplazarse a zonas habitadas por humanos, donde son víctimas de cazadores e inescrupulosos.

Lea también: El arrepentimiento fue la única condena contra indígena que mató un oso de anteojos

En Colombia, el oso de anteojos es llamado como el guardián de los páramos. Tiene presencia en 22 de los 59 Parques Nacionales Naturales de Colombia. 

Indignación en redes

Las redes sociales repudiaron el acontecimiento contra la fauna colombiana: