Los pumas orientales de Estados Unidos, también conocidos como leones de montaña, pasaron esta semana a engrosar la larga lista de animales desaparecidos de la faz de la tierra. Tras 80 años sin pruebas fehacientes de su existencia, el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos (FWS, por sus siglas en inglés) decidió retirarlo del catálogo de especies amenazadas, en donde había sido incluido desde 1975, y declarar oficialmente su extinción.

Le recomendamos: Avanzan labores para salvar a jaguares y pumas en fincas del Caquetá

Las primeras alarmas sobre las amenazas a la supervivencia de estos felinos salvajes, familiares del jaguar, comenzaron a sonar a principios del Siglo XX, cuando la caza indiscriminada y la invasión de sus hábitats los puso en estado de inminente vulnerabilidad. Según los registros oficiales, el último ejemplar fue cazado en 1938 en la localidad de Maine, en el nororiente de ese país.

Hacia 2011, la FWS inició una exhaustiva revisión del estado de esta especie y tras cuatro años de investigaciones concluyó que no había evidencia de una posible recuperación de su población. Por eso recomendó retirarla de la lista de animales amenazados, proceso que concluyó hace pocos días, y sentenciar su desaparición definitiva.

Le puede interesar: Avance del coyote amenaza la biodiversidad colombiana

Con esta determinación, sin embargo, se abre la puerta para que comience el repoblamiento de felinos en los estados ubicados al oriente del río Mississipi donde merodeaba el puma extinto. Al estar categorizado bajo amenaza, se prohibía el ingreso a esas zonas de otras especies como el jaguar americano. Desde ahora, cada estado tendrá la potestad de impulsar programas para lograr este propósito.

"Necesitamos grandes felinos para controlar la sobrepoblación de siervos y las muertes por infecciones transmitidas por sus garrapatas. Por eso esperamos que los estados del oriente y medio oeste los reintroduzcan", explicó Michael Robinson, funcionario del Centro para la Diversidad Biológica de Estados Unidos a través de un comunicado de prensa.