El Centro de Investigaciones Hidráulicas e Hidrotécnicas de la Universidad Tecnológica de Panamá dio a conocer un estudio que indica que el litoral Caribe de Colombia está cuatro veces más contaminado con microplásticos que las playas del Pacífico. 

Así lo confirmó Denise Delvalle, investigadora de esa entidad, durante la presentación de la investigación en Panamá, país que también registra una situación similar. 

Según el informe, los derrames no intencionales en los puertos, así como el inadecuado manejo de los residuos sólidos y el hecho de que las corrientes marinas arriben a las costas son las principales razones para que exista una excesiva abundancia de microplásticos en estas regiones.

Le puede interesar: La cruzada mundial contra las bolsas de plástico

Las zonas donde el sector turístico es mayor, son las más afectadas. En Colombia las mayores concentraciones de microplásticos se encuentran en el Caribe, principalmente en las regiones donde la población es grande como, por ejemplo, Cartagena y Santa Marta. 

Ostin Garcés, investigador del Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras ‘José Benito Vives de Andréis’ de Colombia, señaló que en las costas del Caribe y Pacífico se pueden encontrar hasta 8.000 microplásticos por litro de agua y 1.000 microplásticos por metro cuadrado de playa.

Tanto en la arena como en el agua se encuentran estas micropartículas que son ingeridas por las especies marítimas, afectando su salud y la de los humanos, que los pueden consumir al comer su carne o por vía respiratoria, así como a través de la ingesta de agua contaminada.  

Le sugerimos: Cada semana los humanos ingieren el plástico equivalente a una tarjeta de crédito

Según los expertos, los microplásticos orgánicos persistentes son nocivos, pues pueden generar problemas inmunológicos y cardiológicos, e incluso cáncer. 

Los microplásticos son partículas de plástico de menos de cinco milímetros de diámetro y se dividen en dos categorías: primarios, utilizados normalmente para usos cosméticos, y secundarios, originados por la erosión del mar o el sol.