Luego de un arduo proceso de recolección de información y tras revisar varias colecciones de insectos en Colombia, los investigadores de la Universidad Nacional, en conjunto con Universidad de Kansas (Estados Unidos), lograron identificar tres especímenes de una abeja proveniente del sudeste asiático: la megachile lanata.  

"Se trata de dos hembras –una recolectada en La Guajira en 1990 y la otra en Magdalena en 1971– y un macho –recolectado en Remolinos (Meta) en 2015– que representan los primeros hallazgos para Colombia de esta especie, que ya había sido reportada para las islas del Caribe, pero no en territorio nacional", informó la Universidad Nacional a través de su Agencia de Noticias. 

Le puede interesar: Abejas, el ser vivo más importante del Planeta

Los insectos fueron encontraron en las colecciones del Instituto de Ciencias Naturales y del Laboratorio de Investigaciones en Abejas (LABUN).

“Hace cuarenta años preservamos en el Laboratorio un inventario de la fauna de abejas del país, y hace dos años el doctor González, egresado de la Universidad Nacional, empezó a estudiar el grupo de abejas Megachile, que son solitarias y muy importantes para la polinización”, indicó Rodulfo Ospina, director del LABUN, quien lideró la investigación junto Víctor González, docente de la universidad estadounidense. 


Luego de revisar varias colecciones de insectos en Colombia fueron encontrados estos especímenes de origen asiático. Foto: Universidad Nacional de Colombia. 

Megachile lanata, y en general las abejas de la familia Megachilidae, nidifican en cavidades preexistentes. Se cree que su introducción al neotrópico ocurrió por transportes de madera desde Asia”, explicó Diego Guevara, estudiante de biología, quien también formó parte de la investigación, con Joanna Jaramillo, estudiante de maestría.

Aunque no se sabe con certeza cuando llegó al país esta especie, los registros de los investigadores indican que Megachilidae lanata puede haber estado por cerca de medio siglo sin que se le detectara, algo que no resulta sorprendente debido a que este tipo de fauna ha sido poco explorada en el país.

Le recomendamos: Humanos acabaron con el 60% de los animales salvajes en menos de 50 años

Para los autores, se trata de un hallazgo importante porque las especies invasoras pueden llegar a ser una de las mayores amenazas para la biodiversidad. “En el caso de las abejas, las especies invasoras pueden desplazar a las nativas al competir por alimento o sitios de nidificación. También pueden ser vectores de parásitos o alterar la polinización de plantas nativas o introducidas”, afirman.

Ventana a más investigaciones

Los investigadores señalaron que por lo pronto no se han registrado impactos negativos ni positivos de la presencia de esta abeja en las zonas del mundo a las que ha llegado y su impacto potencial en la biodiversidad colombiana aún no se ha estudiado, por lo que los profesores Ospina y González recomiendan monitorear su establecimiento y la expansión, además de registrar sus hospederos florales, ya que muchas especies no nativas tienden a compartir estos recursos con las nativas.

“Lo que nosotros proporcionamos es la diagnosis para que los investigadores que trabajan con abejas puedan identificarla y hacerle un seguimiento”, afirmó Guevara.


El registro del interior del país es el de un macho recolectado en Remolinos, Meta, en 2015. Foto: Universidad Nacional de Colombia.

Los hallazgos de este estudio se publicaron en la revista científica Check List, que divulga datos sobre biodiversidad relacionados con la distribución geográfica de las especies.

Esta especie ya fue reportada al Ministerio del Ambiente y al Instituto Humboldt, entidades que comenzaron a realizar evaluaciones preliminares sobre el impacto potencial de esta abeja en la fauna y la flora colombianas.

*Con información Agencia de Noticias Universidad Nacional.