El 17 de febrero del año pasado, la Alcaldía Mayor de Bogotá tuvo que decretar la alerta naranja ambiental por altas concentraciones de material particulado en Kennedy, Bosa, Tunjuelito y Puente Aranda, así como la alerta amarilla en las restantes 16 localidades. Una medida menos fuerte se tomó el pasado jueves, cuando el Distrito decidió decretar la alerta amarilla para la zona suroccidental de la capital. 

El año pasado, los datos permitieron identificar la presencia de elementos aéreos nocivos para la salud provinieron de las catorce estaciones de medición que el Distrito tenía habilitadas en Guaymaral, Usaquén, Suba, Bolivia, Las Ferias, Parque Simón Bolívar, Sagrado Corazón, Fontibón, Puente Aranda, Kennedy, Carvajal, Tunal, San Cristóbal y una estación móvil, una situación similar a la registrada en los últimos días.

Una de las acciones que tomará el Distrito para hacerle frente a esta situación es la ampliación de la Red de Monitoreo de Calidad del Aire de Bogotá (RMCAB). La Secretaría de Ambiente prevé habilitar este año cinco nuevos puntos fijos y uno móvil en varios sectores de la ciudad.

Tres de las seis nuevas estaciones ya fueron ubicadas en las localidades de Bosa, Puente Aranda y Usme, y en este momento se encuentran en proceso de calibración. 

De igual manera, se tiene programado ubicar un punto móvil de medición en Fontibón y se está adelantando la adquisición de dos nuevas estaciones que serán puestas en Ciudad Bolívar y Suba.

Así las cosas, el Distrito espera finalizar el año con un total de 20 estaciones para lograr resultados más precisos al momento de evaluar el aire que respiran los habitantes de Bogotá.

¿Cómo se mide la calidad del aire?

La RMCAB tiene en cuenta diferentes componentes para determinar qué tan contaminado es el aire de la ciudad. Los más relevantes son el material particulado (PM 10, PM 2.5) y gases como el ozono, el óxido de nitrógeno, el monóxido de carbono y el dióxido de Azufre. 

Le recomendamos: ¿Qué es esa gruesa capa capa gris que cubre el cielo bogotano por estos días?

Dentro de los ejercicios de medición también se tienen en cuenta variables meteorológicas, tales como la dirección y velocidad del viento, las precipitaciones, la temperatura, la humedad, la radiación solar y la presión atmosférica.

Cada una de las estaciones habilitadas recoge datos durante las 24 horas del día, 7 días a la semana, y los envía a una estación central donde son sometidos a un proceso de validación –para descartar posibles anomalías– y un posterior análisis para verificar los índices de contaminación.