Contrario a lo que podría pensarse, el cambio climático que tanta pérdida de hielo ha generado en la Antártida, ha beneficiado a los pingüinos que han mostrado una serie de cambios en su comportamiento, de acuerdo con un estudio realizado por investigadores japoneses, publicado en la revista Science Advances. 

Los científicos descubrieron que los pingüinos Adelia, la especie más común en la Antártida, son "más felices" sin los grandes volúmenes de hielo marino. En su análisis, los autores sostienen que esta especie es un raro ejemplo de aquellas que se han beneficiado con el calentamiento global, fenómeno que ha causado una rápida y fuerte reducción de la capa de hielo en el lugar. 

Las conclusiones del estudio fueron posibles gracias a que un equipo de científicos del Instituto Nacional de Investigación Polar de Tokio, liderado por Yuuki Y. Watanabe, marcaron electrónicamente a 175 pingüinos de la bahía antártica de Lützow-Holm con cámaras y dispositivos GPS.

Le recomendamos: Los pingüinos emperador podrían desaparecer para el 2100

Las aves polares fueron sometidas a un permanente seguimiento durante cuatro temporadas de reproducción: 2010-2011, 2011-2012, 2012-2013 y 2016-2017, en las cuales se registraron diferentes condiciones de hielo marino. 

Los aparatos electrónicos les permitieron a los investigadores rastrear a los animales mientras realizaban desplazamientos y cazaban, por lo que fue posible determinar cambios en su comportamiento.

Mayor desplazamiento

El permanente seguimiento permitió concluir que en la temporada de 2016-2017, cuando se registraron menores niveles de hielo marino, los pingüinos se desplazaban más nadando que caminando, lo que les posibilitó ampliar el rango de alimentación, reducir la duración de los viajes y gastar menos energía. Esta reducción oscila entre15 y 33 por ciento. 

La investigación también determinó que estos animales se desplazan más rápido en el agua que caminando, lo que les permite ser más eficientes y alimentarse mejor, dado que durante la caza no tienen necesidad de encontrar grietas en el hielo para respirar, lo que les permite permanecer menos tiempo bajo el agua y capturar más peces por unidad de tiempo de inmersión. Esto, a su vez, tuvo efectos en el crecimiento de su masa corporal y en la reproducción. 

Le sugerimos: Científicos tratan de evitar la extinción del pingüino de Galápagos

Sin embargo, los investigadores advierten que, en cualquier caso, tanto la abundancia de hielo como la carencia del mismo, son negativas para estos animales. Por debajo del 30 por ciento de concentración de hielo marino o por encima del 80 por ciento, las poblaciones disminuirán.

Los pingüinos Adelia son los más numerosos en Antártida y en los últimos 20 años se ha evidenciado un incremento, tendencia que contrasta con la registrada en otras zonas.