Dos osos de anteojos juegan junto a un matorral. Están felices y tranquilos. Así lo registra la imagen captada por una de las ocho cámaras trampa que fueron instaladas en zonas estratégicas del Parque Nacional Natural Tatamá, ubicado entre Chocó, Risaralda y Valle del Cauca. 

Le recomendamos: mamíferos se dejan ver en cuatro Parques Nacionales Naturales de Colombia

Pero ellos no son los únicos. El ejercicio de monitoreo que viene adelantando Parques Nacionales desde el 2015 en un área de 367 hectáreas, permitió identificar en total a seis adultos y dos juveniles de oso andino u oso de anteojos al interior de esta área protegida. 

Los videos y fotos permitieron no solo observar el comportamiento natural de esta especie, sino también determinar la buena salud de los bosques, pues este avistamento se constituye en un indicador positivo del estado de conservación en el que se encuentra este ecosistema, en cuyo territorio nacen afluentes que drenan las vertientes de los ríos San Juan y Cauca. 

Para Parques Nacionales esta es una buena noticia, ya que nunca antes en Colombia se habían logrado captar imágenes de este tipo, aseguraron. "El juego hace parte de su aprendizaje para la vida adulta", explicó la entidad en un comunicado. 

Le puede interesar: Pelea territorial: cada vez los humanos se enfrentan más al oso andino, el jaguar y el tiburón

Estos animales están catalogados como vulnerables a la extinción, es decir, que si no se toman acciones contundentes para protegerlos, en los próximos años se podría perder hasta el 30% de la población. Esta especie, que habita en la cadena montañosa de los Andes, entre Colombia, Venezuela, Perú, Ecuador y Bolivia, es sombrilla para los bosques andinos y su protección contribuye a la conservación de otros animales silvestres y de ecosistemas estratégicos. 

El Parque Nacional Natural Tatamá, creado en 1987, alberga, además, entre su riqueza natural la presencia de 402 especies de aves, de las cuales 163 presentan algún grado de vulnerabilidad a nivel local y global. También, se encuentran registrados un endemismo local de aves, 11 endemismos de la Cordillera Occidental, nueve especies endémicas de Colombia y 14 casi endémicas.

Le sugerimos: El guardián del Bosque Andino

Adicionalmente, este parque nacional es el hogar de otro importante número de animales que hacen parte de la fauna endémica de los Andes, entre los cuales se encuentran algunos roedores y el puercoespín de cola corta, así como la pantera onca, el puma concolor y la denominada comadreja colombiana (mustela felipei), que ha sido catalogada como el mamífero más raro en Suramérica, de hecho los únicos cinco ejemplares que han sido estudiados provienen de Colombia y Ecuador. 

Al interior de este parque también se hallan 108 especies de reptiles y 564 especies y morfoespecies de orquídeas.