Luego de realizar un seguimiento en el que la entidad logró determinar que un afluente de la quebrada Sabaneque, se encuentra altamente intervenido por la acción de la minería, y que se está generando un impacto negativo al ecosistema, la CAR Cundinamarca ordenó la suspensión inmediata de actividades en minería ubicadas en zona del páramo de Guerrero, en el municipio de Tausa, en Cundinamarca.

De acuerdo con el reporte del ente de control, la decisión fue que se suspenda toda  explotación de carbón y disposición de material estéril, y cualquier otra acción que genere intervención en dicha zona.

La medida preventiva fue impuesta a la sociedad Inversiones Olaya Rincón y CIA LTDA, que opera en la vereda Sabanaque del mencionado municipio, pues en su actividad además estaba realizando el vertimiento de las aguas residuales mineras a la quebrada del mismo nombre, sin contar con el permiso de vertimientos y de ocupación de cauce.

De igual forma, en el trámite de seguimiento, la CAR encontró que la compañía operadora estaba realizando la instalación de una torre de descargue metálico, que no se encuentra autorizada en el Plan de Manejo Ambiental (PMA), lo que generaba degradación al suelo y a la cobertura boscosa nativa.

Le puede interesar: CAR suspende actividades de 10 minas por no tener licencia ambiental

El área de la mina Sabanaque se encuentra 100% dentro de la zona del páramo de Guerrero, delimitada por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible; y el área del título minero se localiza dentro del área del Distrito de Manejo Integrado –DMI del Páramo de Guargua y Laguna Verde.

En la inspección, se encontró un botadero de material estéril, el cual no está contemplado en el PMA, el cual se suspendió y ordenó el retiro del material acumulado y recuperar la zona intervenida, advirtiendo que no se permite la intervención de nuevas áreas. Adicionalmente, se evidenció actividad minera dentro del área de ronda forestal protectora de varias fuentes hídricas, que vierten sus aguas al río Sabanaque”, indica el acto administrativo.

Ante este panorama, la CAR Cundinamarca determinó que el proyecto minero no puede continuar hasta que sean reubicadas la infraestructura y la bocamina, de modo que queden fuera de las áreas de la ronda forestal protectora.

Lea también: Luchan contra la minería ilegal en Chocó

La Corporación anunció que continuará realizando visitas de seguimiento y atendiendo las quejas ciudadanas con la finalidad de verificar que las actividades se desarrollen de forma sostenible con los recursos naturales.