* Este es un contenido periodístico de la Alianza Grupo Río Bogotá: un proyecto social y ambiental de la Fundación Coca-Cola, el Banco de Bogotá del Grupo Aval, el consorcio PTAR Salitre y la Fundación SEMANA para posicionar en la agenda nacional la importancia y potencial de la cuenca del río Bogotá y  sensibilizar a los ciudadanos en torno a la recuperación y cuidado del río más importante de la sabana.

Desde finales de diciembre y durante los primeros meses del año el clima se caracteriza por ser bastante seco. A lo largo de este tiempo, especialmente en enero, es bastante usual tener días completamente soleados, casi sin nubes y con altas temperaturas. 

Estas condiciones, pese a ser muy agradables para los capitalinos acostumbrados al frío de la ciudad, pueden representar un riesgo para los ecosistemas bogotanos pues pueden ser propicios para los incendios forestales.

Sin embargo, evitar este tipo de infortunios está en manos de las personas quienes, infortunadamente, muchas veces son los responsables de las conflagraciones. 

Es por eso que la Secretaría Distrital de Ambiente hace un llamado a la ciudadanía para que se abstenga de hacer actividades como fogatas o de arrojar colillas de cigarrillos y botellas tanto de plástico como de vidrio en los ecosistemas, especialmente en la Estructura Ecológica Principal.

En febrero de 2020, por ejemplo, el incendio en el humedal Tibanica, entre la localidad de Bosa y el municipio de Soacha, fue el peor incendio registrado en un cuerpo de agua de la capital. Foto: SDA

Las últimas semanas de diciembre y todo enero es la época de menos lluvias en Bogotá, esto hace que nuestros ecosistemas estratégicos sean susceptibles a incendios forestales. Hay que tener todas las medidas de seguridad cuando se visitan estos escenarios naturales, evitar arrojar basura y hacer fogatas que puedan generar incendios”, aseguró el subsecretario de Ambiente, Julio César Pulido.

Este tipo de incidentes pueden tener consecuencias fatales para ecosistemas como humedales por ejemplo, pues amenazan con acabar la flora y fauna del lugar. Además, también afectan el suelo, agua e incluso la salud del ser humano pues la calidad del aire también disminuye.

De acuerdo con la entidad distrital, en los últimos cinco años se han presentado incendios forestales importantes en Bogotá. No obstante, ocho de ellos fueron particularmente complicados pues arrasaron con 239,82 hectáreas en localidades como Fontibón,  Bosa, San Cristóbal, Ciudad Bolívar y Santa Fe.

En febrero de 2020, por ejemplo, el incendio en el humedal Tibanica, entre la localidad de Bosa y el municipio de Soacha, fue el peor del que se tiene registro en un cuerpo de agua de la capital. En esta oportunidad, las llamas arrasaron con aproximadamente nueve hectáreas del humedal, lo que equivale a nueve canchas de fútbol del estadio El Campín. 

Arrojar colillas de cigarrillos y fósforos encendidos al suelo pueden ser los principales causantes de estos incendios. Humedal Tibanica, febrero de 2020. Foto: SDA

Este evento afectó gravemente a las especies de flora y fauna que allí habitan como por ejemplo los curíes, un mamífero insignia de los humedales. 

Según afirmó en su momento la Secretaría de Ambiente, estas conflagraciones fueron provocadas por personas malintencionadas que prendieron fuego en el lugar y, con las condiciones climáticas de la época, las llamas se extendieron sin tregua. 

En ese sentido, la entidad trabaja desde ya en la prevención y mitigación de estos incendios forestales durante los primeros meses de 2021.

Algunas acciones de restauración ecológica han ayudado a restablecer la cobertura vegetal de los ecosistemas afectados por las llamas en los últimos años. Sin embargo, el primer y más importante paso para evitar estas situaciones es tener un buen comportamiento en estos lugares. 

¿Cómo evitar los incendios forestales?

La Secretaría de Ambiente recomienda las siguientes acciones: 

  • No arrojar colillas ni fósforos encendidos al suelo.
  • No tirar residuos que puedan favorecer la ocurrencia de incendios forestales.
  • No encender fogatas en cerros, humedales, parques o quebradas. 
  • No ingresar automóviles o motocicletas en zonas donde hay matorrales secos.
  • No realizar quemas agrícolas, de basuras o material vegetal.

La fauna y flora de estos ecosistemas se ven gravemente afectadas con las conflagraciones. Recuperarlos requiere mucho tiempo. Foto: SDA

Si se llega a presentar un incendio, lo recomendable es: 

  1. Estar atentos y realizar seguimiento a los niños, niñas, adultos mayores y personas con enfermedades de corazón, pulmón y oculares.
  1. Mantener, en lo posible, puertas y ventanas cerradas, además de cubrir las rendijas de ventilación con trapos húmedos.
  1. No acercarse al área del incendio para evitar la inhalación de humo. Cubrir la nariz y boca con tapabocas o un pañuelo húmedo.
  1. Consultar con el médico en caso de tener problemas respiratorios, dolores de cabeza, debilidad muscular, tos, dolor de garganta, alteración del pulso o mareos. 
  1. Estar atentos a la información oficial de las autoridades.

A su vez, la Administración Distrital recomienda a los ciudadanos llamar al 123 en caso de ver una columna de humo o llamas en la capital.