El hecho de compartir el 98% del ADN humano, aproximadamente, se está convirtiendo en una maldición para los grandes simios. 

Una investigación realizada en 2008 en Costa de Marfil reveló la primera evidencia directa de transmisión de virus de humanos a simios salvajes. A partir de entonces, los científicos han logrado determinar que los virus respiratorios humanos más comunes han causado brotes letales en los grandes simios salvajes que tiene algún tipo de contacto con personas. Incluso se estableció que los patógenos que producen síntomas leves en humanos han sido funestos para especies como chimpancés, gorilas y orangutanes. 

Le puede interesar: Coronavirus es una advertencia de la naturaleza: ONU

Y aunque la transmisión de un coronavirus humano a chimpancés salvajes no es nueva, ya que entre diciembre de 2016 y principios de enero de 2017, un estudio reportó un brote de esta índole en la comunidad de chimpancés orientales del Parque Nacional Taï en Costa de Marfil, los expertos temen que el covid-19 pueda resultar devastador para los grandes simios, en vista de que es fatal para humanos. 

"La pandemia de covid-19 es una situación crítica para los humanos, nuestra salud y nuestras economías. También es una situación potencialmente grave para los grandes simios. Hay mucho en juego para aquellos en peligro de extinción”, indicó Thomas Gillespie, investigador de la Universidad de Emory, Estados Unidos, en una entrevista para el diario británico The Guardian. 

Le sugerimos: 10 documentales y series sobre medioambiente para ver en Netflix mientras el aislamiento

El también autor principal de una carta firmada por 25 expertos, publicada en la revista Nature, en la que instó a los gobiernos, profesionales de la conservación, investigadores, profesionales del turismo y agencias de financiación a reducir el riesgo de introducir el virus los simios en peligro de extinción, a partir de la suspensión del turismo de grandes simios y reducir la investigación de campo, aseguró que "las personas más jóvenes, que pueden tener menos riesgo de contraer una enfermedad grave por covid-19, son las que tienen más probabilidades de ir de excursión a los parques nacionales de África y Asia para ver grandes simios en la naturaleza y sería extremadamente difícil controlar si estaban infectados con covid-19 ya que pueden no tener síntomas obvios". 


Científicos han reportado la existencia de coronavirus humanos en chimpancés salvajes. Foto: MARTIN SURBECK/AFP

Gillespie agrega que si bien se desconoce si la morbilidad y mortalidad asociadas con el coronavirus SARS-CoV-2, responsable de la actual pandemia en humanos son similares en los simios, está comprobado que la transmisión de patógenos leves de las personas hacia estos animales puede conducir a resultados entre moderados y severos. 

Gillespie, quien fue coautor de un informe que muestra que el 60% de las más de 500 especies de primates en todo el mundo están en peligro de extinción, cree que se deben tomar medidas drásticas en este aspecto, tal y como lo hizo el Centro de Rehabilitación Sepilok en Borneo, Malasia, que cerró el lugar para proteger a los orangutanes que habitan allí. "Esta enfermedad podría ser fatal para el orangután en peligro crítico de extinción: es un riesgo que no podemos permitirnos tomar", sostuvo Susan Sheward, de Orangutan Appeal UK, a The Guardian.

Le recomendamos: ¿Cuánto durará el efecto positivo que genera el coronavirus sobre el medio ambiente?

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ha señalado en su última guía que la distancia entre las personas y los grandes simios al momento de ser visitados por turistas debería aumentar de 7 a 10 metros para evitar contagios. Además, insta a que no visite a los grandes simios nadie que esté enfermo, o que haya estado en contacto con alguien enfermo en los 14 días anteriores.

En el tema de la conservación, por ejemplo, de los gorilas de montaña, ha habido hasta ahora un gran avance. Se estima que cerca de 1.000 están viviendo en la actualidad en la República Democrática del Congo y Uganda, siendo el único gran simio que está aumentando en su población. "Pero las ganancias recientes podrían revertirse rápidamente si se introduce la enfermedad (coronavirus), por lo que la protección es clave en este momento crítico", puntualizó Cath Lawson, gerente de conservación de África en WWF UK.