Un grupo de ambientalistas que se desplazaban por la vereda La Cristalina, en Puerto Boyacá, fueron los encargados de dar aviso a las autoridades sobre la mancha de petróleo que estaba recorriendo las fértiles y protegidas tierras del Parque Natural Regional Serranía de las Quinchas.

"Los caminantes al percatarse del derrame de crudo hicieron un video y lo enviaron a las autoridades. Nosotros lo recepcionamos y de inmediato organizamos un equipo para que se desplazara a la zona y adelantara una evaluación de la situación", manifestó Ricardo López Dulcey, director de la Corporación Autónoma Regional de Boyacá (Corpoboyacá), autoridad ambiental que ejerce control sobre esa zona. 

Tras la inspección efectuada, la Corporación logró confirmar que el crudo provenía del Oleoducto Central, así como que la fuga se había presentado en el tramo La Belleza–Vasconia. 

De igual forma esta autoridad ambiental advirtió que hubo una incidencia directa sobre la quebrada La Cristalina. 

"Se están realizando monitoreos con el fin de determinar la cantidad de petróleo vertido sobre este afluente, al igual que los daños que se pudieron ocasionar en el ecosistema. La información recopilada por nuestro personal de control y vigilancia nos permitirá emitir un concepto técnico que será entregado a la ANLA para que esa entidad establezca si se inicia o no un proceso sancionatorio, pues esa agencia es la responsable de verificar el cumplimiento del plan de manejo ambiental de la empresa operadora, es decir, Ocensa", apuntó López. 

Puede leer: La serranía de las Quinchas bajo amenaza

Sin embargo, el funcionario dijo que se va realizar un estudio pormenorizado de las afectaciones y aseveró que si es necesario se tomarán medidas para establecer las compensaciones ambientales y sociales a las que haya lugar.  

El Director de Corpoboyacá también expresó que se va a evaluar el plan de contingencia que ejecutó la compañía encargada de esa estructura petrolera. 

Le recomendamos: Una esperanza para la Laguna de Tota

Por su parte, Ocensa informó que decidió suspender el bombeo de crudo con el ánimo de proteger la integridad de las personas y el medio ambiente.

"No se detectó presencia de flujo de crudo ni afectación sobre la quebrada La Cristalina. Continúan instalados dos puntos de control sobre el cuerpo de agua y avanzan satisfactoriamente las labores de limpieza en tierra", comentó la empresa Ocensa a través de un comunicado de prensa.  

La compañía también indicó que activó un plan de respuesta a emergencias que logró asegurar el control de la situación.

Le sugerimos: Cinco tesoros escondidos en Colombia para descubrir en vacaciones

"La investigación en campo para identificar el origen de este incidente se encuentra aún en curso. Ocensa está trabajando arduamente para lo más pronto posible establecer la fuente e informarla a las comunidades, autoridades y medios de comunicación", destacó la firma, que señaló que su personal se encuentra en terreno y seguirá haciendo presencia en la zona de manera indefinida para ofrecer garantías de una atención adecuada ante esta situación.