El Ejército Nacional, con apoyo de la Policía, Fuerza Naval del Oriente y Fiscalía General de la Nación, destruyeron tres dragas dedicadas a la explotación ilícita de yacimientos mineros que contaminaban los ríos Inírida y Guainía.

Las tres maquinarias, avaluadas en aproximadamente 3.000 millones de pesos, además de afectar la calidad del agua de ambos ríos con mercurio, aceite, combustibles y otros químicos, perjudicaban la salud de las comunidades indígenas de las etnias puinave y de la Reserva Nacional Natural Puinawai, cercanas al sitio de la explotación ilegal.

Según el Ejército, las dragas, que fueron destruidas en el momento de la operación militar, le pertenecían al grupo armado organizado residual de la estructura Acacio Medina, el cual obtenía ganancias superiores a los 180 millones de pesos mensuales por el accionar de los tres artefactos.

El Coronel Juan Carlos López Aristizábal, segundo comandante de la Brigada 28 del Ejército Nacional, informó que la ubicación de este centro de operación de la minería ilegal se logró luego de una labor de inteligencia por parte de las fuerzas militares y la Fiscalía. En la operación no hubo capturas.

“Seguiremos con nuestra ofensiva con el fin de proteger a la población civil y los recursos naturales de la Amazonia. Invitamos a la comunidad para que denuncie este tipo de atentados a través de las líneas 147 y 165 del Gaula del Ejército y la Policía”, indicó.

Aristizábal recalcó que la minería es una de las actividades que más afecta la naturaleza en la Amazonia. “El uso de mercurio y otros químicos, arrojados a los cauces de los ríos, genera una gran problemática ambiental y de salud pública. Además, esta explotación ilícita de recursos naturales es uno de los principales motores financieros de las estructuras criminales, las cuales han extendido los tentáculos ilícitos de la minería ilegal en el departamento del Guainía”.

La minería ilegal es catalogada por el Ideam como uno de los principales motores de la deforestación en Colombia, junto al acaparamiento de tierras, la ganadería extensiva, los cultivos ilícitos, la construcción de vías y los incendios forestales.

Para sacar solo un gramo de oro, según cálculos de la Dirección de Carabineros, se requiere de la participación de cuatro personas y el accionar de una retroexcavadora, para así remover seis toneladas de suelo y bosque para instalar una piscina artificial donde aplican 1.000 litros de agua por segundo y cinco gramos de mercurio.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) catalogó a Colombia como el país que más libera mercurio per cápita en el mundo, es decir en relación proporcional con su población, con un promedio de 75 toneladas de mercurio al año. 81 por ciento de los peces carnívoros de la Amazonia ya cuenta con niveles detectables de mercurio en sus cuerpos.

Un estudio de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC) y el gobierno, reveló que en 2016 Colombia registró 83.620 hectáreas con explotación de oro de aluvión, distribuidas en 14 de los 32 departamentos del país.

Capturas en Meta

La Dirección de Carabineros y Seguridad Rural de la Policía Nacional (DICAR) capturó a seis personas por depredar los bosques de la vereda El Danubio, ubicada el municipio de Mapiripán en Meta.

En el operativo, liderado por la Policía Nacional y el Ejército Nacional, fueron incautadas tres motosierras marca Husqvarna, una de las más apetecidas para tumbar árboles de gran porte, superiores a los 20 metros de altura.

Los seis capturados fueron dejados a disposición de la Fiscalía 5 de San José del Guaviare y tendrán que responder por delito de aprovechamiento de los recursos naturales renovables.

Según Carabineros, el objetivo de esta operación es afectar de manera frontal el flagelo de la deforestación y el aprovechamiento de los recursos naturales, evitando el daño ambiental causado en una de las regiones más biodiversas del país.


*Este es un producto periodístico de la Gran Alianza contra la Deforestación. Una iniciativa de Semana, el Gobierno de Noruega y el MADS que promueve el interés y seguimiento de la opinión pública nacional y local sobre la problemática de la deforestación y las acciones para controlarla y disminuirla.