Recursos por el orden de 96 millones de dólares, provenientes de Fondo Global para el Medio Ambiente (GEF por sus siglas en inglés), serán invertidos para la financiación del Pacto de Leticia por la Amazonia que fue firmado en la tarde de este viernes en la capital del departamento del Amazonas.  

Cuidar el patrimonio amazónico y propender para que la comunidad internacional sea consciente de la necesidad de conservarlo fue el eje central sobre el cual hablaron delegados y presidentes de siete países (Colombia, Ecuador, Perú, Brasil, Bolivia, Surinam y Guayana) durante la Cumbre Presidencial por la Amazonia, que se llevó a cabo este viernes.

Aquí estamos para que todos trabajemos por una Amazonia sostenible y protegida", dijo el Presidente Iván Duque, ante indígenas pertenecientes al pueblo Muina Murui, quienes les dieron la bienvenida a la comitiva y danzaron en tributo a los jefes de Estado que hicieron presencia en su territorio. 

“Hoy tuvimos a presidentes de otros países con los que compartimos esta gran riqueza, para protegerla, cuidarla, conservarla y para trabajar también con ustedes, con nuestras comunidades ancestrales, para que este patrimonio, que es nuestro, que es nuestra soberanía, también pueda ser compartido con el mundo, en el sentido de que el mundo sea consciente de que aquí tenemos un tesoro que tenemos todos que cuidar”, precisó Duque.

El Jefe de Estado recordó que la Amazonia tiene más del 50 por ciento de los bosques tropicales del mundo y la cuarta parte de las especies del planeta, además, que en la región se produce el 20 por ciento del agua dulce.

Le sugerimos: En Leticia lanzarán convocatoria global para salvar la Amazonia

Así mismo, indicó que la región amazónica alberga a 34 millones de habitantes, donde hay más de 400 comunidades ancestrales, por las cuales es preciso trabajar para mejorar sus condiciones de vida.

"Esta reunión traduce la prioridad de la Amazonia en nuestros países y, también, le demuestra al mundo que es una prioridad para nosotros, que lo abordamos no por coyuntura, sino porque aquí hay un criterio estructural de atender una región que representa mucho para el planeta, pero que con base en nuestra propia soberanía tenemos que saberla proteger para que siga contribuyendo a la humanidad" resaltó. 

Durante la instalación de la cumbre, Duque pidió que se implementaran instrumentos financieros de carácter multilateral para atender las necesidades de la región e instó al Banco Interamericano de Desarrollo a gestionar proyectos sostenibles en el territorio.

"Hay una institucionalidad que debemos modernizar, me refiero al Tratado de Cooperación Amazónica, para que de la mano de otros instrumentos multilaterales, puedan servirnos como herramientas para atender las necesidades de la región", dijo el presidente.  

En la Cumbre Presidencial por la Amazonía, que se realizó en la sede de la Universidad Nacional en la capital del Amazonas, se buscaba propiciar también, un espacio de diálogo regional para avanzar en la protección y el uso sostenible de esta región y, por eso, al evento asistieron los presidentes de Perú, Martín Vizcarra; Ecuador, Lenín Moreno, y Bolivia, Evo Morales, así como por el Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Ernesto Henrique Fraga Araújo, y el vicepresidente de Surinam, Michael Adhin, entre otros.

Además, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien no viajó por razones de salud, participó en el encuentro a través de videoconferencia en la que precisó que no se dejará presionar de otros países y que no permitirá que se atente contra la soberanía de su país. Celebró este pacto y dijo estar dispuesto a colaborar en lo que fuera necesario. 

Entre tanto, el presidente boliviano Evo Morales, solicitó que Venezuela y su presidente Nicolás Maduro fuera tenido en cuenta en este pacto, ya que -según él- lo que estaba en juego era el futuro del Amazonas y no una ideología política. "Los gobiernos tienen la obligación de vivir en armonía con la madre tierra. Las diferencias ideológicas deben pasar a un segundo lugar y se debe priorizar el territorio y sus comunidades", apuntó. 

Lea también: Quién se beneficia de la explotación económica de la Amazonia brasileña

Entre tanto, el mandatario de Ecuador, Lenín Moreno, que sorprendió al auditorio al cantar una canción de Joan Manuel Serrat, sostuvo que tras la firma de ese pacto se debe pasar a las acciones. "Solamente la buena voluntad no es suficiente", manifestó Moreno, quien añadió que si los seres humanos no aprenden a compartir armónicamente con la naturaleza van a caer un agujero negro. "Ojalá nunca lleguemos a eso", comentó.  

Por su parte, el jefe de Estado de Perú, Martín Vizcarra, aseguró que todos los países del planeta deben contribuir a salvar la Amazonia y adelantar acciones concretas. 

Al término de la Cumbre, los presidentes suscribieron el Pacto de Leticia por la Amazonia, que contendrá una serie de acciones que deberán emprender no solo los países amazónicos, sino también las naciones de la región y la comunidad internacional, en general.

Los mandatarios o sus delegados se reunirán periódicamente para determinar los avances del pacto. La próxima cita será en la COP 25 que se desarrollará en Santiago de Chile. 

El Gobierno nacional había venido insistiendo en la necesidad de crear un pacto, pues para el presidente Duque, los instrumentos de cooperación amazónicos disponibles hoy “se han quedado cortos”.

“Es cierto que en 1978 se firmó el Tratado de Cooperación Amazónica (TCA) y después, en la década del 2000, se creó la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (Otca), pero lo cierto es que la Otca y el Tratado como tal se han quedado cortos y no han tenido el suficiente liderazgo a nivel presidencial para entender cómo debemos ejercer una protección armónica confiable y basada en indicadores de nuestra Amazonia”, ha dicho el primer mandatario. 

Ricardo Lozano, ministro de Ambiente, apuntó que este pacto recogía esos grandes principios que desde hacía más de 40 años se habían venido estableciendo, a través de los diferentes mecanismos de cooperación internacional o en acuerdos como el de París.

"Necesitamos incrementar y fortalecer la cooperación internacional entre nosotros para atender los grandes retos que demanda la Amazonia frente a la variabilidad climática, pues los cambios cada vez son más extremos e intensos y generan fuertes impactos en el hábitat", resaltó el ministro. 

Entre tanto, las comunidades indígenas de la zona esperan ser tenidas en cuenta y conjuntamente construir los proyectos y programas que se implementarán en su territorio, pues aseguran que para la realización de este pacto no fueron escuchados.

Qué contempla el pacto 

- Fortalecer la acción coordinada contra la deforestación haciendo frente a sus diversas causas y actores, incluyendo la desarticulación de las redes delincuenciales y la lucha contra los delitos ambientales.

- Coordinar e intercambiar información entre fuerzas de seguridad de los países signatarios en temas de inteligencia para el desmantelamiento de las redes y organizaciones delictivas, así como para la judicialización de las estructuras de corrupción locales, regionales e internacionales, responsables de la deforestación, el tráfico de fauna y flora, la minería ilegal, la expansión agrícola y la ganadera descontrolada.

- Incrementar los esfuerzos asociados al monitoreo de la cobertura boscosa y demás ecosistemas estratégicos de la región, en particular, en lo que respecta a la generación de alertas tempranas por deforestación e incendios  para actuar con un enfoque preventivo.

- Intercambiar información científica y técnica para mejorar las capacidades de monitoreo del clima, la biodiversidad, los recursos hídricos e hidrobiológicos de la región.

- Establecer mecanismos de coordinación entre los sistemas nacionales de prevención y atención de desastres con el objeto de atender de manera efectiva las emergencias de impacto regional, como incendios forestales e inundaciones a gran escala, entre otros.